Columna de Felices y Forrados: "Hipoteca revertida"

Por

La semana pasada se supo de un proyecto que busca “mejorar” las jubilaciones: se trata de la “Hipoteca Revertida”, la cual, inicialmente, podría realizarse solamente a través del Estado. A primera vista puede parecer una buena alternativa, especialmente en el caso de los adultos que no tengan descendencia; vivirían en su casa hasta el día de su partida, recibiendo a su vez un usufructo mensual.

 

Las dudas que surgen ante esta posible medida son los complejos conflictos de interés que podría acarrear:

 

1) Quien determinará los precios es el Estado. Nunca es bueno que sólo un actor establezca los precios, porque podrían no ser equilibrados, por ende los adultos recibirían menos dinero del que les correspondería.

2) El Estado tendría un incentivo bastante perverso. Imaginemos nuestro Chile en una década más, con 1 millón de jubilados, ¿Y si la autoridad que gobierne Chile en el 2025 saca una ley de Eutanasia y el Estado incentiva a los adultos a dejar de vivir, ganando millones de dólares en propiedades?

3) Lo más relevante sería brindar al proyecto un marco jurídico que sea capaz de establecer precios reales y proyectados sanos, para que así, efectivamente, se trate de un negocio para el jubilado y no para el Estado o terceros.

4) ¿Qué sucedería si el Estado artificialmente sube las contribuciones, incentivando a que los adultos hipotequen sus casas?

 

 

Estos son solamente un par de ejemplos de posibles escenarios ante esta medida. Podría tratarse de una buena ley, siempre y cuando primero se mejore el sistema de pensiones, y para eso hay que ser responsables y esperar las conclusiones de la comisión Bravo.

 

Para los adultos mayores que hoy reciben $85.000 resulta preocupante saber que el Estado iría detrás del único fruto seguro que consiguieron tras toda una vida de esfuerzo: su casa propia. Lo peor, tomando en cuenta cómo “evolucionan” los países hoy en día, ocurriría si un político corrupto, aparece y pone incentivos para la legalización y masificación de la eutanasia o alzas arbitrarias en las contribuciones.

 

Insisto, siempre y cuando se discuta una buena ley, con reglas claras a favor de los jubilados, estableciendo un marco que permita competir al Estado y los actores privados, podría resultar una buena alternativa. Pero antes de aprobar la Hipoteca Revertida, hay que mejorar hoy el sistema de pensiones. Por lo menos devolviendo el riesgo de pérdida a las AFP, para incentivarlas a invertir nuestros ahorros bien.

 

La mejora ideal sería la implementación de un sistema mixto similar al de Nueva Zelanda, donde el estado deposita 1 millón de pesos a los ciudadanos cuando comienzan su vida laboral, a los 18 años. Así ese millón, bien invertido, alcanza los 50 millones a los 65 años, asegurando una jubilación piso de $250.000.

 

De hecho el Estado podría prestar a los jubilados una cantidad de dinero para brindarles dignidad; nosotros lo llamamos “Préstamo de Reconocimiento” y de aplicarse hoy, algo perfectamente posible, todos los jubilados recibirían un piso de $250.000 de jubilación. Luego ningún problema en generar la “Hipoteca Revertida”, pero considerando los graves riesgos potenciales. Las soluciones para proteger a nuestros adultos mayores están a la mano y ante la falta de voluntad política, habrá que despertar la voluntad ciudadana.

 

 

 

 Imagen foto_00000010

 

 

 

 

Gino Lorenzini

Creador de www.felicesyforrados.cl

 

 

 

 

 Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo