Qué hacen las aerolíneas “low cost” para ser tan baratas

Por

 

 

Un menú pagado en los vuelos internacionales, con sólo el bebestible gratis, disminución de vuelos con escalas, cobrar por reservar asientos de las primeras filas o cerca de las salidas de emergencia.

 

Son parte de las medidas que tomó Sky Airline para convertirse en una compañía “low cost”, es decir, de bajo costo. De hecho, anunció precios similares a los que cobran los buses interurbanos, esto para viajes nacionales.

 

Las empresas baratas que existen alrededor del mundo toman este tipo de medidas y otras para lograr estos costos competitivos.

 

Esto de hacer viajes de un punto a otro sin escalas les permite a estas compañías ahorrar recursos en el traslado de las maletas de un avión a otro.

 

Lo anterior también permite ahorrar en costos de alojamiento para la tripulación, ya que estos siempre vuelven al lugar de origen, al ser vuelos directos.

 

Tal como lo hará Sky, este tipo de aerolíneas no ofrecen comida a bordo de los aviones y ésta se debe cancelar aparte. Otra situación, que podría considerarse como desventajosa es que se debe “pagar por todo” es decir por la reservas de pasajes o para llevar una maleta en la bodega del avión, por ejemplo.

 

Si usted en algún momento requiere que lo atiendan, esto sólo será posible a través de internet o teléfono, debido a que estas empresas se desprenden de oficinas físicas, también como una manera de gastar menos, lo que les permite finalmente abaratar los valores de sus pasajes.

 

En ese sentido, si tiene algún problema con su equipaje, por ejemplo, este tipo de empresas pagan compensaciones mínimas.

 

 

“Resulta muy positivo para el consumidor”

 

Para Estibaliz Cruz, country manager de la agencia Atrápalo Chile, “el modelo de bajo costo ha sido esencial para el crecimiento de los mercados donde actualmente opera”.

 

Detalla que estos precios más bajos, “provocan un crecimiento de la demanda y también en algunos casos una conversión de tráfico de autobús a avión, lo que resulta muy positivo para el consumidor, ya que por un precio muy razonable puede reducir considerablemente sus tiempos de viaje. Pensando en la geografía chilena, este es un punto muy relevante“.

 

La ejecutiva cuenta que este tipo de modelo es incipiente en Latinoamérica, pero en Europa está más consolidado. De hecho, afirma que según datos de un informe, el 50% de los turistas que España recibe al año, llegan en aerolíneas de bajo costo.

 

“La tendencia de los últimos años es a ofrecer al pasajero un precio base muy reducido y cobrar todos los servicios “extras” por separado, como alimentos, equipaje, asiento reservado, etc. Así el pasajero sólo paga por aquellos servicios que le interesan. Digamos que es un producto y precio a la carta”, añade Cruz.

 

Asimismo subraya que este tipo de empresas tienen “una operación muy eficiente, lo que las hace muy confiables en general en cuanto al nivel de demoras y cancelaciones de vuelos”.

 

Como se menciona antes, la relación con el cliente también se modifica. “Son muy intensivas en tecnología, por lo que hay modernizaciones importantes en sus procesos de atención al cliente”, sostiene la ejecutiva.

 

De todas maneras, Cruz es clara en señalar que “hay ventajas tanto para los consumidores como para el mercado, ya que si el modelo es bien implementado, en el mediano plazo se convierten en empresas sólidas, que generan crecimiento, rentabilidad para sus inversores y nuevos empleos“.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo