Proponen elevar el límite legal de trabajadores extranjeros en empresas nacionales

Por

 

Para ajustarse a las actuales condiciones demográficas del país, donde habitan 477.553 extranjeros,  proponen elevar de 15% a 30% el tope legal de trabajadores foráneos contratados por las empresas.

 

“La inmigración es un fenómeno permanente y creciente, y el actual límite legal de contratación de extranjeros por empresa debe adecuarse a esta situación. El actual límite no responde a la realidad de la inmigración pues obstaculiza el trabajo formal y contratación por parte de las empresas“, advirtió Cristian Carvajal, director comercial de la compañía de recursos humanos GrupoExpro.

 

Según proyecciones del Servicio Jesuita a Migrantes de Chile, de mantenerse la curva de crecimiento de inmigración, en ocho años más se alcanzaría un millón de inmigrantes en el país.

 

El Código del Trabajo establece que 85%, a lo menos, de los trabajadores que sirvan a un mismo empleador será de nacionalidad chilena. Es decir, el porcentaje de trabajadores extranjeros permitidos por empresa es un 15%. Se exceptúa de esta disposición el empleador que no ocupa más de veinticinco trabajadores.

 

El ejecutivo explicó que “este tope es un obstáculo para la integración formal de los extranjeros, especialmente en regiones con mayor inmigración, como la Metropolitana, Antofagasta, Tarapacá y Valparaíso. Es una limitante especialmente para las empresas con menor volumen de trabajadores”.

 

En esa línea, Carvajal advirtió que mantener el actual porcentaje fomenta el trabajo informal y en precarias condiciones de muchos extranjeros avecindados. “Contar con un contrato les permitiría acceder a seguro del trabajo ante accidentes laborales, realizar cotizaciones de salud y de pensiones. Incluso esta informalidad afecta al Estado, pues cuando trabajadores sin cotización llegan a un servicio de salud, el sector público debe asumir el costo”, explica.

 

 

Cada vez más integrados

 

A diferencia de lo que se pueda pensa, según el ejecutivo, el recelo que años atrás mostraban algunos trabajadores chilenos frente a la contratación de extranjeros está dando paso a la integración.

 

El trabajador chileno ya no ve como amenaza al trabajador extranjero, y le gusta conocer otras costumbres y culturas. La integración enriquece el horizonte cultural, por lo que las empresas debe promover políticas de respeto e inclusión”, asegura.

 

Carvajal añadió que compartir con extranjeros permite a los trabajadores chilenos interactuar con otras actitudes ante el trabajo, lo que en algunos aspectos ejerce influencia positiva. “Muchas extranjeros, por ejemplo colombianos y argentinos, tienen la idiosincrasia de buen servicio al cliente. En general los inmigrantes muestran compromiso con el trabajo, puntualidad y responsabilidad, pues vienen motivados a ganarse la vida y a aportar a sus familias en sus países de origen”, explica.

 

Finalmente, el ejecutivo de GrupoExpro destacó como un avance las recientes modificaciones introducidas por el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior, con la creación de la “Visa Temporaria por Motivos Laborales”. A diferencia de la “Visa sujeta a contrato” –paralelamente vigente-, la nueva visa elimina la obligación de las empresas de repatriar al trabajador extranjero junto con su familia en caso de desvinculación, lo que reduce las barreras a la contratación.

 

DP/PC

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo