Este emprendimiento te propone ser “accionista” de un departamento

Por

 

 

Pablo Contreras Pérez

 

Se dice que es un negocio seguro. La compra de viviendas a modo de inversión es una tendencia creciente en el último tiempo, más aún este año cuando es el último en que se podrá evitar el pago del IVA que en 2016 comienza a cobrarse producto de la reforma tributaria.

 

Lo anterior se suma a la norma que también comienza a regir en pocas semanas más, respecto de las provisiones bancarias y que provoca que el interesado en adquirir un inmueble tenga que tener más ahorros, porque el pie que pida el banco para otorgar el crédito hipotecario será más alto, alrededor de un 20%, aunque eso ya se está aplicando actualmente.

 

Esto claramente provoca que cualquier persona de clase media, que aún no tiene ni su casa propia, esté más lejos aún de convertirse en un inversionista de este sector. Con esa premisa nace Propius, emprendimiento levantado por Mariano Torrealba, Sebastián Cummins, Julio Cuevas, Pedro Larach y Nicolás Salas.

 

Hablamos con éste último, quien nos explica cómo funciona este modelo de negocio y cómo poder ser parte de él.

 

“Propius es un mecanismo de inversión por medio del cual múltiples inversionistas se unen para pagar el pie de una propiedad”, señala de entrada el gerente de ventas quien hace hincapié en que “nuestro sistema permite a todos invertir sin endeudarse”, asegura.

 

Salas cuenta que la idea nació del sistema de “crowdfunding”, o financiamiento colectivo. “Es increíble, pero hasta el actual One World Trade Center ha sido financiado en parte gracias a miles de pequeños inversionistas”, dice entusiasmado, comentando que “en Propius, adaptamos este concepto a la realidad chilena y desarrollamos una innovación, quizás única en el mundo en términos de facilidad para invertir, tiempo total del ciclo de negocio, rentabilidad y seguridad para el inversionista”, resalta.

 

Pero ¿cómo se hace para ser un “accionista” de, por ejemplo, un departamento? “Esto lo logramos gracias a que cada propiedad pertenece a una Sociedad por Acciones (SpA), cuyos dueños son los inversionistas”, es decir, cada persona que se decide a participar, explica. De esta manera cualquier persona con un ahorro mínimo puede ser dueño de parte de un inmueble y gozar de las ganancias que éste puede generar.

 

A diferencia de las exigencias que piden para comprar una vivienda en una entidad financiera, en Propius destacan que “no pedimos ningún requisito (…) No nos importa su Dicom, ni su capacidad de crédito, ni su nivel de deuda, ni su edad, ni su profesión”, asegura el gerente de ventas.

El monto mínimo para participar es de 40 UF (cerca de un millón de pesos). Es cierto, no es plata de la que cualquiera pueda disponer, pero se da la oportunidad de igual participar, ya que ese dinero se puede pagar hasta en 24 cuotas.

 

¿Pero cómo es eso de que la vivienda se divide en acciones? Nicolás Salas explica que “cada propiedad tiene una cantidad de acciones que va en proporción al precio del inmueble, pero varían entre 15 y 40 acciones”. Asimismo añade que no hay una restricción respecto de la cantidad de acciones que una persona puede comprar, mientras que el plazo para participar está dado por el stock de acciones disponibles a la venta.

 

Al preguntarle las ventajas de ellos respecto de otras empresas que asesoran en inversión inmobiliaria, Salas es enfático al subrayar que a diferencia éstas “evitamos a las personas tener que pedir créditos hipotecarios, ya que Propius obtiene financiamiento y avala la compra de cada propiedad” y complementa señalando que “le evitamos al inversionista el tener que lidiar con inmobiliarias, corredoras, arrendatarios, administración, problemas de postventa, etc”.

 

 

Resguardos para el inversionista

 

Cuando estamos hablando de gente con recursos limitados, clase media como tal, es obvio que se pueda desconfiar de poner la plata, que pueden ser los ahorros de toda la vida, en un negocio que no se conoce mucho. Ante esta normal preocupación, el gerente de Propius pone paños fríos.

 

“El dinero de cada inversionista es utilizado para el pago de las propiedades, suscribiendo los correspondientes contratos de promesa con reconocidas inmobiliarias y respaldado por los seguros de venta en blanco o verde (boleta o póliza de garantía)”, afirma Salas, añadiendo además que “una vez construido el inmueble, cada accionista es dueño de un porcentaje de éste, por lo que su dinero se encuentra invertido ‘en ladrillos"”.

 

Asimismo, si usted se pregunta si pierde algo de plata en el caso en que algún arrendatario deja de pagar, esto está previsto. Si esto sucede “o si una propiedad no se arrienda por un determinado período, cada SpA maneja un fondo de reserva en donde están previstos este y otros problemas”, señala.

 

En Propius destacan además que las primeras ganancias en entrar al bolsillo de sus clientes no demoran mucho en llegar. Si en un primer momento, la propiedad se pone en arriendo, ésta luego se vende.

 

Una vez alcanzada la rentabilidad total esperada para cada propiedad, dentro de un período de inversión máximo de 5 años (hoy manejamos un mix de departamentos cuyo horizonte de inversión es de 2 a 5 años), Propius procede a la liquidación del activo, inmediatamente vendida la propiedad y recibido el precio, le devolvemos a cada persona la totalidad de su capital más las utilidades por renta y plusvalía”, explica Salas.

 

Mientras que la administración de la propiedad, es decir quien se hace cargo de ponerla en arriendo y luego venderla, es la propia empresa, por la cual Salas menciona que cobran una comisión a cada inversionista, pero que “es pagada desde la SpA para efectos tributarios. Las rentabilidades ofrecidas son después de todos los gastos, incluida nuestra comisión”.

 

Finalmente, si usted decide salirse del negocio antes que se complete el ciclo, “las personas pueden vender sus acciones en cualquier momento, vendiéndolas a precio de mercado. Los costos de la cesión de acciones, en la medida que se realicen en las oficinas de Propius, son absorbidos por nosotros“, concluye el gerente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo