Columna de Economía para Todos: "¿En qué, dónde y cómo ahorrar más?"

Columna de Economía para Todos:
Por

Para nadie debe ser secreto que las jubilaciones en Chile son muy bajas. El promedio de pensiones en Chile es de 8,9 UF, poco más de $227 mil, en circunstancias en que el salario medio es de $473 mil. Una realidad poco alentadora para muchos quienes desean bienestar en la vejez, tras una larga vida dedicada al trabajo.

 

A la espera de posibles reformas al sistema de pensiones, muchos chilenos han optado por ahorrar voluntariamente y así contribuir a una jubilación mejor. No obstante, actuales y potenciales ahorrantes voluntarios, requieren saber información precisa y clara sobre las alternativas de ahorro a las cuales pueden acceder, sin que dicha información sea entregada con fines adicionales.

 

Y es que en bancos, aseguradoras u otros proporcionan información, pero con el fin de que usted adquiera uno de sus productos. En ese sentido, más que información, resulta persuasión. Ante ello, esta y todas estas columnas, con manzanitas.

 

La alternativa de ahorro por excelencia de los chilenos es el depósito a plazo, o más conocida como cuenta de ahorro. Esta consiste en depositar dinero, una vez o periódicamente, en un banco, el cual pagará intereses mes a mes, sin importar los vaivenes de la economía. Seguramente es la alternativa más preferida por los chilenos dado que no presenta riesgos. Este tipo de instrumento financiero otorga la certeza de que su ahorro sólo podrá aumentar.

 

Así existen depósitos a plazo nominales en pesos y otros en razón de la UF, a 30, 60, 90 o más días. En fin, para todos los gustos. Sin embargo, los depósitos bancarios ofrecen rentabilidad segura, pero por ende bajas.

 

Insatisfechos ante las bajas rentabilidades, algunos chilenos han decidido asumir mayores riesgos. Así, es cada vez más la gente que ahorra en APV. El Ahorro Previsional Voluntario (APV) consiste en que cada chileno destina 2 UF o más mes a mes a una empresa para que esta invierta en Fondos Mutuos. Por este servicio las empresas suelen cobrar 1 UF. La gracia de los APV es que el Estado subsidia año a año a la gente que decide ahorrar en esta modalidad.

 

Sin embargo, a pesar de esto, otros chilenos deciden invertir en Fondos Mutuos directamente, comprando cuotas. Los Fondos Mutuos son como pozos comunes, acumulados por el dinero de empresas y personas. Estos pozos comunes los administra una empresa y se invierten en acciones de empresas, monedas, materias primas o directamente financian empresas en desarrollo, con la promesa de obtener rentabilidades conforme esté la economía. Existen fondos mutuos que invierten solo en acciones y otros que solo invierten en depósitos. También existen variadas alternativas, de acuerdo a lo que la persona estime conveniente.

 

Tanto los APV como los Fondos Mutuos son similares a las AFP, solo que son fondos voluntarios. Pueden registrar ganancias superiores a un depósito a plazo, pero a la vez se corre el riesgo de incurrir en pérdidas. Ello dependerá de la economía y del trabajo del administrador.    

 

Finalmente los más osados deciden ahorrar directamente comprando y vendiendo instrumentos financieros, sin necesidad de un intermediario que actúe como administrador. Y es que usted puede comprar directamente acciones, monedas, materias primas u otros. Lo único que debe hacer es contactar a un intermediario que haga y cobre por la operación, pero bajo sus órdenes. La ventaja de este tipo de ahorro es que se puede aspirar a rentabilidades atractivas, pero supeditadas a si la decisión que usted tome esté en correcta sintonía con la economía.

 

El problema que surge en APV, Fondos Mutuos o compras directas, es que nadie tiene una bola de cristal en economía. El futuro es impredecible. Usted apuesta, esperando ganar, con probabilidad de perder. A veces la economía favorece algunos instrumentos, desincentivando otros.

 

No obstante, personas con conocimientos económicos y financieros pueden ayudarlo con información para reducir esta incertidumbre y tomar mejores decisiones. La mayoría cobra por esta información. Otros decidimos escribir en Publimetro. Lo importante es que usted entienda que hay vida después de las AFP. Se puede aspirar a una buena jubilación, pero más allá de la elección que determine, el denominador común es único e inequívoco: debe ahorrar. 

 

 Imagen foto_00000001

Matías Godoy

Director de Economía para Todos