Columna de Rafael Garay: Deudas y más deudas ¿Quién nos orienta?

Por

Primero que todo, después de muchos años trabajando en temas relacionados al endeudamiento de las personas, y también de las empresas, creo necesario señalar que el endeudamiento, per se, no es malo. Permite a personas adelantar consumo en algunos casos, y en otros invertir en una nueva casa u otro bien raíz. En el caso de las empresas, permite invertir en planes de desarrollo, o extensión de líneas productivas.

 

En esta columna me concentraré en algunos “tips” o consejos que, de acuerdo a la experiencia real –y no a opiniones puramente teóricas- nos permitirán cuidarnos del temible sobre endeudamiento y aprovechar los beneficios de la deuda de manera adecuada.

 

Lo primero, es definir qué entendemos por sobre endeudamiento. Intuitivamente se trata de un estado, en el cual, por un exceso de deuda, tenemos dificultades en su pago. Existen a lo menos 2 parámetros claros para definir este estado:

–        Dedicar más de un tercio de los ingresos líquidos mensuales al pago de cuotas de consumo de cualquier índole, tarjetas de crédito, créditos de consumo, tarjetas de multitiendas, etc. A modo de ejemplo, una persona que posee ingresos líquidos de $300.000, no debe destinar más que un máximo de $100.000 mensuales al pago de deudas.

 

–        El otro parámetro es el endeudamiento total. Cualquier persona que deba en total, más de 7 veces su renta líquida en deudas de consumo, también está sobre endeudada. En nuestro ejemplo anterior, la misma persona con ingresos líquidos de $300.000, tiene un techo de endeudamiento, es decir un endeudamiento máximo, en $2.100.000.

 

El primero paso para un endeudamiento responsable es entonces revisar a la luz de los dos criterios anteriores nuestro actual nivel de endeudamiento. Es importante considerar, como señalé anteriormente, todas las deudas de consumo. Tarjetas de crédito bancarias, tarjetas de multitiendas, avances en efectivo, créditos de consumo, etc.

 

En otras columnas abordaremos estrategias y consejos para salir de niveles altos de endeudamiento. Es importante recordar que el consumo y la deuda están al servicio de nuestros proyectos personales y familiares, por lo tanto, no podemos perder nuestra calidad de vida convirtiéndonos en esclavos de la deuda, ya que ello lleva a altos niveles de ansiedad, y, por ende, a una menor felicidad.

 

 

 

 

 Imagen foto_00000014

Rafael Garay

Economista y CEO Think & Co.

 

 

 

 

 

 

 

Las opiniones vertidas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo