Columna de Economía para todos: "¿Y qué pasó con la colusión del confort?"

Por

 

Han pasado cerca de 6 meses desde la revelación de la colusión en el mercado del papel tissue. A finales de octubre de 2015 la Fiscalía Nacional Económica requirió al Tribunal de Libre Competencia declarar culpables de prácticas colusorias a Cmpc y SCA (ex Pisa), toda que vez que ambas empresas reconocieron haber suscrito acuerdos para subir los precios de productos como el papel higiénico, toallas de papel, servilletas, pañuelos y otros, durante más de 10 años.

 

Dada esta colaboración, que permitió probar los delitos, Cmpc accedió a eximirse de multas pecuniarias y SCA redujo a 20.000 unidades tributarias anuales (cerca de US$15,8 millones) la multa a arriesgar. Al respecto el Tribunal está en proceso de determinar las responsabilidades alegadas por el ente persecutor.

 

No fueron pocas las voces que surgieron exigiendo compensaciones tras el escándalo. Al respecto el Sernac inició una demanda colectiva por perjuicios al bienestar de los consumidores, lo que hoy mantiene a Cmpc y la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus) en pleno proceso de mediación colectiva para determinar alternativas de compensación a los posibles afectados.

 

Al respecto Cmpc barajó la opción de aumentar la longitud papel de sus productos, a la vez que también evaluó la posibilidad de reducir el precio de estos durante un tiempo a definir. Sin embargo, la empresa del grupo Matte desistió implementar dichas acciones al considerar que podría perjudicar a las empresas competidoras. Tras esto la papelera encargó un estudio a una empresa extranjera, la que debiera emitir un informe antes de julio señalando una alternativa de compensación. Fuentes internas comentan que la histórica empresa de celulosa estaría considerando el construir colegios en la mayoría de las regiones del país como forma de reparar el daño de sus practicas colusivas.

 

La postura de Conadecus ha sido contraria a esos planes. El gremio de consumidores advierte que ellos no tienen nada que ver con el perjuicio a los consumidores, por tanto exigen que la empresa realice compensaciones de dinero directas a las personas. Estos montos debieran ascender a más de US$ 500 millones de dólares, de acuerdo a estimaciones del gremio. Frente a esto la papelera estima excesivo dicho monto requerido, desestimando preliminarmente que la compensación se haga por esta vía.

 

Hace un par de días Cmpc reportó US$60,4 millones en utilidades durante el primer trimestre de este año. Dicho monto representa un 50% más de la multa máxima que arriesga una empresa por coludirse. Al respecto, más allá de los mecanismos compensatorios, lo relevante es comprender que la necesidad de que en Chile no se sigan repitiendo historias de perjuicio a los consumidores. Al respecto, una vez más, nuestro país concentra su atención en medidas paliativas, en lugar de reflexionar sobre lo rentable que aun es delinquir y luego compensar.

 

 

 

 

 

Imagen foto_00000001

 

 

 

 

 

 

Matías Godoy Mercado

Director de Economía para todos – www.economiatodos.cl

 

 

 

 

 

 

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo