Potenciar las habilidades blandas de cada trabajador eleva la productividad

Por

En un mundo cada vez más competitivo, tener un título determinado o la formación necesaria ya no bastan para sobresalir y ascender en la carrera.
 
Actualmente, expertos apuntan a que son las competencias transversales y/o las habilidades blandas las que agregan un elemento diferenciador y ayudan a interactuar mejor y adaptarse al trabajo.
 
Así, aspectos como la flexibilidad, la comunicación efectiva, tener iniciativa son de utilidad para destacar sobre el resto. Lo mismo sucede con la orientación al cliente, el liderazgo y la disposición a conformar equipos.
 
Desde Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos, destacan que está comprobado que toda persona tiene la facultad de adquirir nuevas competencias a lo largo de su vida personal y profesional. Sin embargo, para ello necesitan recibir los estímulos apropiados, ya sea mediante aprendizajes no formales, como el entorno familiar, o más tradicionales, relacionados con estudios o entrenamiento en el mismo lugar de trabajo.
 
De esta manera, los trabajadores obtendrán un valor agregado que les permita aumentar su empleabilidad en el mercado y las empresas podrán conocer cuál es el estado real de conocimientos de su dotación, disminuir las brechas y detectar los talentos que puedan ser potenciados.
 
Para incorporar criterios de desarrollo de competencias, Sodexo aconseja tener en cuenta ciertos aspectos:
 
Identificar las que son clave para el negocio: Probablemente una empresa dedicada a la venta requerirá que sus colaboradores tengan competencias diferentes que otra compañía que realiza labores industriales.

Definir aquellas que elevarán la productividad: En los equipos de trabajo conviven múltiples personalidades. Algunas podrán tomar roles de liderazgo y otras se desempeñarán mejor en la ejecución o aportarán a la resolución de conflictos. Lo importante es que todos los integrantes sepan exactamente cuál es su aporte, lo que se espera de ello y los objetivos a alcanzar.

Establecer metas concretas y realistas: Ya sean de mediano o corto plazo, las organizaciones y sus integrantes deben medir y conocer el porcentaje de avance y logros asociados a cada uno de ellos.
 
Feedback: Es importante que los trabajadores sean retroalimentados por sus jefaturas o por quien corresponda respecto de los resultados que se están alcanzando y su aporte a la institución.

Trabajo en equipo: Es primordial considerar que para lograr un trabajo en equipo efectivo no necesariamente necesitamos personas que tengan todas las competencias clave para un negocio, sino que lograr que todos los integrantes coordinen y complementen sus competencias en pos de los resultados. Identificar, potenciar y mostrarlas al equipo es parte de la labor de un buen líder.

“La identificación y uso de las competencias laborales según las necesidades de cada empresa permite planificar y generar cambios en las estrategias de capacitación y selección. Asimismo, aumenta la productividad, motiva a los trabajadores a seguir perfeccionándose y reduce la rotación de personal”, comenta Marcela del Barrio, directora de Gestión de Personas de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo