Columna de Economía para todos: "Las jubilaciones de Gendarmería explicadas con manzanitas"

Por

 

A muy pocos dejó indiferente la jubilación de $5.214.799 mensuales que ostenta la periodista Myriam Olate, esposa del presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, tras jubilarse de sus labores como subdirectora técnica de Gendarmería. Y es que dicha pensión es 28 veces superior a la pensión promedio de $185.000 de los chilenos que cotizan bajo el sistema AFP.

 

Esta abismante diferencia se explica dado que desde 1993 ex funcionarios de Gendarmería se rigen bajo el sistema Dipreca, régimen de pensiones que beneficia a Carabineros y la Policía de Investigaciones, diametralmente distinto al sistema de capitalización individual que acoge a la mayoría de los chilenos. Para profundizar las reflexiones y el debate sobre la equidad de condiciones previsionales, resulta elemental comprender cómo funciona esta privilegiada opción.

Los funcionarios de Gendarmería, Carabineros o PDI pueden acceder a una jubilación una vez acreditados 20 años o más de servicio efectivo. Al respecto cada trabajador debe elevar una solicitud, la que de ser aprobada resolverá una pensión equivalente al 100% de la última remuneración percibida en actividad, o bien en razón de una treintava parte por cada año de servicio, si dicho monto resulta ser mayor a la última remuneración.

 

Dado esto se privilegia que los ex funcionarios accedan a la opción de cálculo que mejor convenga. Así los ex trabajadores de instituciones de defensa nacional acceden a una jubilación no supeditada a tasas de ahorro mensual, o a la rentabilidad de activos financieros, como sucede con el sistema de AFP. Adicionalmente la jubilación no se determina en base a la expectativa de vida del afiliado o beneficiarios, y además es de cargo del Estado.

El pasado 9 de junio el contralor de la República, Jorge Bermúdez, elaboró un dictamen que fija en 60 UF (poco más de $1,5 millones) el límite de las pensiones para ex trabajadores de Gendarmería. Ante ello 27 senadores presentaron un proyecto de acuerdo para revertir dicho dictamen y eliminar el tope de estas jubilaciones. Dicho acuerdo se aprobó con 14 votos a favor el 21 de junio.

 

Así los más de $5,2 millones de pesos de Myriam Olate estarían en régimen. Resulta inevitable pensar que dicha privilegiada pensión se solventa en base a la recaudación fiscal, posible gracias al pago de impuestos que realizan día a día chilenos que se jubilan con $185 mil en promedio. Una suerte de paradoja, que no hace más que profundizar el repudio hacia la inequidad de la legislación económica, laboral y social chilena.

 

 

 

 

 

Imagen foto_00000013

 

 

 

 

 

 

 

Matías Godoy Mercado

Director de Economía para todos – www.economiatodos.cl

 

 

 

 

Las opiniones vertidas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo