La importancia de cuidar el lenguaje no verbal en el trabajo

Por

 

El cuerpo, como ente principal del ser humano, no se reduce solo a lo físico, sino que mediante sus expresiones, gestos y posturas revela importantes significados. Si a estos comportamientos se agrega el lenguaje verbal, se abre todo un mundo de acciones explícitas, no siempre voluntarias, regidas por una necesidad que en ocasiones es instintiva, y en otras, muy concreta y puntual. en ambos casos lo que se intenta es comunicar.

Cuando esto ocurre, la mente, los sentidos, la voluntad y el interés se involucran. Es por esto que se debe comprender que el manejo adecuado de la comunicación, no sólo depende de la verbalización, sino que también de la postura corporal, el tono de voz, y de las inhibiciones físicas, las que pueden traducirse en músculos tensos, acciones incoherentes o gestos de expresión inadecuados, lo que impide establecer relaciones personales o laborales con éxito. Es por esto que la comunicación no verbal, juega un rol fundamental en las empresas.

Por ejemplo, en el contexto de una entrevista laboral o en un discurso frente a los directores de una empresa, es clave para los profesionales analizar la incongruencia que puede generar lo transmitido verbalmente versus lo que se expresa de manera corporal.

 

Las posturas expansivas por ejemplo reflejan emociones de confianza, seguridad y autoestima, mientras que las posturas contraídas podrían mostrar emociones como miedo, vergüenza o falta de seguridad, entre otros.

 

Es por este motivo que Macarena Azú, consultora senior de la División de Ingeniería y Manufactura de Michael Page, empresa de reclutamiento especializado, destaca seis consejos claves en la comunicación de gestos que se deben tener en cuenta:

 

1. Espacio

El espacio implica poder, mientras más espacio se abarque durante una conversación, mayor seguridad se transmitirá al otro interlocutor. Sin embargo, es importante no invadir el espacio físico del otro, por ejemplo hablar muy cerca de la otra persona o tocarla si no es necesario.

 

 

2. Contacto visual

El contacto visual es vital, a través de él se transmite seguridad, confianza y transparencia. No obstante, no se debe abusar de él, ya que se podría llegar a intimidar a los demás.

 

 

3. Piernas

La manera de sentarse depende de la circunstancia o del tipo de reunión a la que se asista. Cruzar las piernas transmite seguridad y deseos de manejar el escenario. Se recomienda usar esta postura cuando se está en una negociación. Las piernas en paralelo, en cambio, se interpretan como tranquilidad y disposición a dar información, muy recomendable para las entrevistas de trabajo.

 

 

4. Manos

Las manos siempre complementan el lenguaje verbal, pero hay que tener cuidado de no moverlas demasiado mientras se conversa, pues eso produce distracción.

 

 

5. Postura corporal

Ser natural y evitar la rigidez produce confianza y hará que el interlocutor se arme una muy buena opinión. No hay que abusar de la postura extremadamente relajada, ya que puede interpretar como indiferencia y/o patudez.

 

 

6. Tono de voz

La voz es el instrumento con el que nos comunicamos mayormente y puede transmitir estados de ánimo, puede ser persuasiva, impositiva, etc.

Se debe controlar el tono de la voz en una conversación para no alterar la percepción del otro.

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo