Desencuentros entre Escondida y trabajadores alejan posible solución a la huelga

La compañía acusa una serie de actos que ponen en grave riesgo tanto la seguridad de los trabajadores como la integridad de los activos de la minera, mientras que los trabajadores niegan rotundamente estas acciones.

Por AFP

Las relaciones entre la mina Escondida, la mayor productora mundial de cobre, y sus trabajadores en huelga hace cinco días se tensionaron tras denuncias de incidentes que alejan una posible solución al conflicto que mantiene la incertidumbre en el mercado internacional.

Un comunicado de Escondida, controlada por la angloaustraliana BHP Billiton, denunció que unos 300 huelguistas ingresaron el sábado a la fuerza al complejo minero y expulsaron bajo amenazas a trabajadores contratados cuando se encontraban en un campamento tras realizar sus faenas, lo que el sindicato dijo desconocer.

"El sindicato sólo tiene información de que un grupo menor a 200 trabajadores realizaron en horas de la tarde del sábado 11 de febrero pasado una caminata pacífica al campamento 2000, pero sin tener antecedente alguno de los incidentes que relata la empresa", indicó un comunicado de los huelguistas.

La empresa se quejó además de que el sindicato no permitió que 40 trabajadores continúen sus labores para mantener las operaciones mínimas requeridas en la mina, y acusó a los huelguistas de bloquear los ingresos al yacimiento.

Según el sindicato, un acuerdo avalado por la Dirección del Trabajo, determina que 20 trabajadores son suficientes para mantener las operaciones básicas que eviten daños irreparables a los bienes de Escondida.

Asimismo, justificó los bloqueos como una forma de "controlar el ingreso a las faenas" para evitar que operarios externos reemplacen a los trabajadores en huelga.

Unos 2.500 trabajadores comenzaron el paro indefinido el jueves en demanda de un reajuste salarial del 7%, un bono de 25 millones de pesos y mantener los beneficios contractuales para los nuevos. La empresa rechazó el reajuste y ofreció un bono cercano a los 8 millones.

El sindicato dividió la huelga en dos turnos de 1.250 trabajadores cada uno que se encuentran apostados en un campamento a las afueras del yacimiento ubicado a unos 3.100 metros de altitud, en el desierto de Atacama, en el norte chileno.

El horario de los mineros de Escondida es 10 horas diarias siete días a la semana y descanso otros siete días.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo