Por qué la flexibilidad laboral es buena para el trabajador y las empresas

Según especialista, éste sigue siendo un tema pendiente para las organizaciones en Chile.

Por Publimetro

Ir todos los días a la oficina, cumpliendo religiosamente un horario es al parecer algo que cada vez se hace más necesario cambiar, todo en pos de una mayor productividad y del bienestar de los trabajadores.

Según el estudio de Employer Branding Randstad Award 2016, el 55% de los trabajadores de los 29 países que participaron el estudio preferiría un horario laboral flexible.

Según últimas estimaciones de la Comisión Nacional de Productividad (CNP) en Chile este indicador cayó entre un 0,5% y 1% y tiene el peor desempeño para la Productividad Total de Factores (PFT) dentro de la región. Por lo que implementar medidas de flexibilidad al interior de las compañías, “nos pone un gran desafío”, declara Rita González, CEO de la multinacional de recursos humanos Randstad Chile.

En ese sentido, señala que “adoptar una verdadera flexibilidad laboral supone, para las empresas, un cambio de mentalidad en el que el presentismo pase a un segundo plano haciendo foco en la productividad y, en Chile, sigue siendo el gran tema pendiente”.

Y es que las cifras no son alentadoras. Los trabajadores en Chile trabajan 245 horas más y producen la mitad del promedio de las naciones que componen la Ocde. No obstante, las compañías deben mantenerse competitivas y hoy el candidato es el nuevo cliente, lo que hace que el mundo empresarial no pueda mantenerse ajeno a incorporar, para ciertas posiciones e industrias, políticas de flexibilidad laboral.

Respecto a los indicadores de overtime u horas extras, la experta menciona “en índices elevados puede reflejar la necesidad de revisar la eficiencia de procesos, de estilos de liderazgo y gestión del tiempo antes de tomar decisiones”.

 

Las ventajas de un trabajo flexible

La flexibilidad laboral se trata sobre la racionalización del trabajo, la productividad y a encontrar el equilibrio entre los intereses de la persona y los de la empresa.

En ese sentido, el rendimiento y la productividad aumentan cuando las personas están satisfechas con su trabajo. “Un equipo con posibilidades reales de conciliar, es un equipo sano, eficaz y motivado. Además, el teletrabajo, como ejemplo de medida de flexibilidad y conciliación se conseguiría una gran disminución del gasto de energía, con el ahorro económico que esto supondría”, sostiene la especialista.

Aunque en  muchas compañías esta modalidad es ya una realidad, la era digital abre grandes puertas al trabajo y a la flexibilidad en términos del momento y el lugar para trabajar.

De hecho, de acuerdo al Workmonitor, estudio de tendencias de la consultora multinacional de RR.HH. Randstad del último trimestre 2016, el 95% de los chilenos ve  oportunidad en el gran protagonismo que hoy están cobrando las tecnologías en el ámbito laboral, cifra con la que ocupa el segundo lugar en el ranking mundial, luego de  India y México (96%).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo