Al ritmo de samba carioca y candombe africano, el Cono Sur vive su carnaval

En esta época diversos países de la región se preparan para mostrar al mundo sus diversos y coloridos carnavales.

Por EFE

Al ritmo de samba carioca en Paraguay, de candombe africano en Uruguay y con una fiesta de orígenes andinos en Chile, los países del Cono Sur celebran el carnaval con una impronta propia.

Mientras en Chile y Paraguay la fiesta ya está por terminar, en Argentina y Uruguay se vive estos días su momento de mayor esplendor.

En Argentina, la tradicional fiesta tiene lugar cada sábado y domingo, aunque su colofón final se da entre este lunes y martes, dos días que fueron restaurados como festivos en 2011, cuando se decretó así con el objetivo de fomentar el turismo.

Concretamente, en Buenos Aires la fiesta se vuelca a las calles, donde la espuma de colores y la música de las murgas son las protagonistas del festejo. Son cerca de 30 los desfiles o corsos que recorren la ciudad.

Otro de los emblemáticos festejos del carnaval argentino se celebra en Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos, donde cada año miles de personas disfrutan del "corsódromo" que se instala allí, por donde se realizan desfiles con carrozas, coreografías y disfraces cosidos a mano.

Aunque Uruguay inició la fiesta el 19 de enero, su carnaval, considerado el más largo del mundo, sigue en pleno curso y también llegará a su punto máximo el 27 y 28 de febrero, principalmente con la expansión de esta fiesta a las localidades del interior del país. El foco estará puesto en las ciudades de Melo, Artigas y el balneario La Pedrera.

En cada uno de estos tres puntos se llevarán a cabo actividades carnavalescas que van desde fiestas con música y alcohol en La Pedrera hasta el desfile de escuelas de samba de Artigas, que cuenta con un jurado y el reconocimiento a las mejores agrupaciones.

Una de las señas de identidad del carnaval uruguayo son sus raíces africanas, que salen a la luz durante el desfile de Llamadas, cuando las comparsas de negros y lubolos se vuelcan a las calles con sus tambores, para hacer vibrar a uruguayos y turistas al ritmo del candombe.

Por otra parte, el carnaval chileno se remonta a los orígenes andinos y prehispánicos, sobre todo en las ciudades de Arica e Iquique, al norte del país.

Arica es donde tuvo lugar, entre el 10 y el 12 de febrero, el carnaval más grande de nuestro país y el tercero de Sudamérica. Allí participaron 63 comparsas con unos 10.000 bailarines y músicos de Chile, Perú y Bolivia, que congregaron a más de 150.000 espectadores.

Paraguay, en tanto, vive el carnaval con un estilo sambero, que mantiene muchos parecidos con la fiesta brasileña.

El carnaval paraguayo llegó a su fin este domingo en Encarnación, luego de un mes entero de fiesta, plumas y desfiles de carrozas ante miles de visitantes locales y extranjeros.

A Encarnación, capital turística de Paraguay y donde se encuentra un sambódromo, llegaron unas 12.500 personas cada fin de semana de febrero, señalaron fuentes de la comisión municipal de ese lugar.

La ciudad de Villarica, en el centro de Paraguay, es otro de los lugares donde se desarrolla con fuerza el carnaval, aunque menos multitudinario que el de Encarnación. Allí también hay un sambódromo, que durante un mes se inundó de corsos y carrozas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo