Siete pasos para emprender con éxito

Salir de la zona de confort y elaborar un detallado plan de activación del proyecto son algunas de las claves para llegar a un buen puerto.

Por Paula Chapple

Según el Informe Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe (mayo 2017), elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Chile es el tercer país de la región donde más crecieron los empleos por cuenta propia en el último año.

“Cualquier persona puede convertirse en un emprendedor, tras un trabajo en equipo y en redes, organizado y sistemático. Un atributo cada vez más presente en el perfil del emprendedor chileno es que es capaz de percibir una oportunidad de negocio, buscar todas las opciones y realizar el máximo número de tareas para llevarla a cabo”, indica el coordinador académico de Ingeniería Comercial de la Universidad del Pacífico, Juan Carlo Medina.

Para Tomás Carrasco, socio y gerente general de Equilibrium Food, “el error más común en los emprendedores es no dedicarle el 100% del tiempo a su negocio, manejándolo desde la trinchera de un trabajo estable. Esto es un camino largo y que la mayoría de las veces no logra el objetivo. Emprender es tomar riesgos, significa salir de la zona de confort, es esta decisión la que muchas veces hace que los emprendimientos se queden sólo en una buena idea, pero mal gestionada”.
Por esto, Emprende entrega algunas recomendaciones para llevar a buen puerto el proyecto:

 

  • Implementación del modelo de negocios y comercialización: Da inicio a la venta del producto o servicio diseñado, considerando procesos contables y financieros, con el fin de ir midiendo los resultados obtenidos. Es importante saber cuándo comenzará su negocio a ser rentable (Punto de Equilibrio) y en qué momento recuperará la inversión total.
  • Crecimiento: Una vez lograda la recuperación de la inversión, la obtención de una estructura definida y rentable, un incremento de las ventas sostenido en el tiempo, la identificación de la existencia de mercado u oportunidad de un nuevo negocio, entonces estará en el momento de crecer.
    Cuando la idea está probada que funciona, existe un factor fundamental en el éxito de una empresa que quiere pasar de ser un emprendimiento a una consolidación. “Muchas veces los emprendedores miran a los colaboradores como un centro de costo y no como una inversión. Cuando se está partiendo se teme a rodearse de los mejores profesionales, porque tienen un costo mayor, pero si revisamos los emprendimientos que son exitosos, que logran la internacionalización y que están constantemente innovando son siempre aquellos que desde el crecimiento se rodearon de los mejores haciendo la inversión necesaria”, concluye Tomás Carrasco, de Equilibrium Food.
    Formación de equipo de trabajo: Comprenda que no puede hacerlo todo solo y asumir todos los riesgos. A una persona que quiere instalar un restaurante y que pretende comprar las materias primas e insumos, y además cocinar, atender y cobrar, seguramente no le irá bien. Por eso, primero identifique cuál es su rol dentro de la empresa.
  • Desarrollo de propuesta de negocios: Realice un Foda, es decir, identifique fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de la propuesta, con el fin de evitar futuros problemas y pérdidas económicas, y clarificar los aspectos a robustecer y explotar para la obtención de ingresos. Aquí debe analizar costos fijos y variables, inversión, proveedores, distribución, precio y actividades claves a realizar para entregar valor al segmento de clientes target, de preferencia realizando un flujo de caja y planificando el retorno de lo invertido.
  • Proceso creativo inicial: Identifique todos los factores iniciales, tangibles e intangibles del negocio, que permitan llevar a la práctica los puntos anteriores, buscando romper moldes con originalidad y visión de futuro, como nombre del emprendimiento, lugar de instalación si es necesario, las personas y recursos clave que necesita, la línea de productos o servicios a empaquetar y comercializar, el trato con los clientes e incluso la fecha de partida del negocio.
  • Investigación: Una vez identificada la oportunidad de un potencial buen negocio, es importante iniciar el proceso de investigación de todo lo que rodea el emprendimiento que busca llevar a cabo y, así, tener claridad del problema o necesidad a resolver y de todo lo que vas a hacer. Identifique a sus competidores, cuáles son sus precios, dónde están ubicados, qué productos o servicios comparten con su proyecto.
  • Observación: Observe detenidamente tu entorno, siendo empático con los problemas y necesidades que tienen los consumidores, usuarios o clientes, según la naturaleza del negocio que quieres instalar.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo