Portugal en guerra contra las papas fritas: fijará impuesto a productos altos en sal

Asimismo, bebidas azucaradas y alcohólicas sufrirán un aumento del gravamen que ya se les aplica.

Por Pablo Contreras

Son tan ricas, pero es cierto, hacen mal. Por eso el gobierno portugués le declaró la guerra a las papas fritas y otros productos salados y les impondrá un nuevo impuesto, según el borrador de los Presupuestos del Estado de 2018.

La medida se aplicará sólo sobre las galletas, pastas, patatas fritas y cereales que contengan al menos 1 gramo de sal por cada 100 gramos de producto y supondrá un aumento en el precio de 0,8 céntimos por kilo (algo así como 59 pesos chilenos).

Este nuevo gravamen está ligado a los programas para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades que coordina la Dirección General de Salud portuguesa.

El Ejecutivo portugués ya introdujo a principios de 2017 un impuesto sobre las bebidas azucaradas que varía entre los 8 y 16 céntimos por litro ($59 a $118), en función del nivel de azúcar del producto, y del que quedaron exentos los jugos.

El borrador de los Presupuestos de 2018 incluye además una nueva subida de precio para las bebidas azucaradas de hasta el 1,5%, dependiendo de su nivel de azúcar.

Los impuestos sobre las bebidas alcohólicas también sufrirán un aumento, del 1,5% en el caso de la cerveza y del 1,4 % para las bebidas espirituosas, licores y vinos espumosos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo