Ocho lugares que hay que conocer en Japón

Desde templos hasta el caos de la ciudad.

Por Publimetro Internacional

Santuario Meiji y la calle Takeshita-dori

Este santuario dedicado al emperador  y a la emperatriz Meiji es un lugar que vale la pena visitar porque su edificio es representativo de la arquitectura sintoísta. También te recomendamos caminar por la calle Takeshita-dori, en el barrio de Harajuku. Recórrela con calma porque aquí se concentran muchas tiendas juveniles, así que si deseas conocer las tendencias y todo lo referente a la moda nipon,a éste es el sitio perfecto. La calle está saliendo de la estación JR Harajuku de la línea Yamanote, una de las más usadas por los turistas.

Akihabara

Es uno de los barrios más famosos de Tokio y el mayor centro de la electrónica.  Aquí encontrarás todo tipo de artículos desde relojes, cámaras, computadoras, maletas, videojuegos, hasta maquillaje. Akihabara también es popular por sus maids cafés donde puedes leer o ver alguna serie, o sus  restoranes de diversos personajes de animé.

Asakusa

Es uno de los barrios con más tradición en el centro de Tokio y se extiende a lo largo del río Sumida. Es una zona muy transitada. En la calle Nakamise Dori donde encontrarás varias tiendas que venden kimonos y artesanías, también hay cines, teatros e infinidad de restoranes. Visita la puerta de Kaminarimon, que se caracteriza por su enorme linterna roja y esculturas de madera de los dioses del trueno y del viento, así como el templo de Sensoji o de Asakusa Kannon, que se compone de un edificio principal y una pagoda de cinco plantas. También puedes tomar un crucero por el río Sumida, el que puedes contratar en las oficinas de turismo.

Shibuya

Japón

Algunos lo llaman el barrio más fashion de Tokio por sus grandes centros comerciales, su luminosidad y sus variadas tiendas de moda. Los turistas sugieren visitarlo al anochecer por su agitada vida nocturna. Aquí se encuentra también el cruce de Shibu, así que si vas con tiempo párate a contemplar a miles de peatones y observar el paso más abarrotado del mundo. Por último, saliendo de la estación de Shibuya está la plaza donde se ubica la estatua del famoso perro Hachiko, el can que esperó a su amo durante años sin saber que éste había muerto, y que se hizo más famoso cuando su historia fue llevada al cine.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Jardín del Este

Los jardines japoneses son conocidos en el mundo por su virtud de reproducir con un refinamiento sin igual toda la belleza de la naturaleza dentro de un espacio reducido. El Jardín del Este es el lugar perfecto para esos viajeros que desean olvidarse del tiempo en una profunda contemplación. Vale la pena destacar que este jardín tradicional, situado dentro del recinto del Palacio Imperial, está abierto al público de forma permanente y su entrada es gratuita.

La torre de Tokio o el Skytree

Es la estructura más alta de  Japón, con sus 634 metros también es considerada la torre de comunicaciones más alta del mundo. Sin duda, dicha estructura atrae a miles de turistas que desean tomarse una selfie desde el piso más alto. Sin embargo, todo viajero debe considerar que para subir, primero tendrá que hacer una fila muy larga para comprar los pases. La recomendación es entrar a la torre por la tarde para que veas el atardecer desde su mirador principal. Y aunque los boletos son muy caros, vale la pena adquirirlos para recorrer el ícono principal de la ciudad.

El Gran Buda de Kamakura

Japón

Esta estatua del Gran Buda Amida, hecha de bronce, simboliza en el mundo entero la antigua capital, Kamakura. Mide 13,35 metros de alto y pesa unas 93 toneladas. Se encuentra específicamente en el templo budista  Kōtoku-in de la mencionada ciudad. Es una parada obligatoria que debe hacer todo aquél
que pise en algún momento el suelo asiático.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El templo Kinkakuji

También conocido como el Pabellón Dorado. Este templo, uno de los más emblemáticos de Kioto, atrae la atención de los turistas gracias a las paredes exteriores de las dos plantas superiores cubiertas con pan de oro. Desde 1994 es Patrimonio de la Humanidad por designación de la Unesco. Fue creado cerca de 1397 y guarda las reliquias de Buda, en cuyo legado se basa el budismo.
El lago que rodea a este lugar es todo un espectáculo natural.

Japón
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo