Sistema de pensiones de Chile es el más sólido de América Latina

Ranking de Mercer ubica al sistema de pensiones chilenos en el top 10 dentro de 30 países.

Por Pablo Contreras

El sistema de pensiones chileno está valorado entre los mejores del mundo. Así al menos lo revela un informe internacional que ubica a Chile a la cabeza de Latinoamérica.

Según el “Índice Global de Pensiones de Melbourne Mercer 2017”, que considera categorías desde la A (mejor) a la E (peor), nuestro país se ubica en la categoría B, con un puntaje de 67.3, mejor que el 66.4 que registró en 2016, pese a caer del noveno al décimo puesto entre 30 países, más que nada debido a la entrada de Noruega en el listado.

Así, Chile lidera sobre Colombia, Brasil, México y Argentina, y se pone a la par de naciones desarrolladas como Finlandia o Nueva Zelanda.

Este ranking se realiza en base a tres aspectos: adecuación, integración y sustentabilidad, considerando como parámetro el que una persona trabaje treinta años con un salario medio y sin lagunas. Diego Guaita, CEO de Mercer Chile, subraya que donde se deteriora un poco la puntuación de Chile es precisamente en el primer punto “es decir, el nivel de beneficio (del sistema) podría ser un poco mejor”.

“la sostenibilidad e integridad son elementos vitales de un sistema de pensiones, que lamentablemente sólo se tienden a valorar en situaciones de crisis”, dice  Juan Bravo, investigador de Clapes UC

Algo con lo que coincide Juan Bravo, investigador de Clapes UC, quien subraya que eso sí que “la sostenibilidad e integridad son elementos vitales de un sistema de pensiones, que lamentablemente sólo se tienden a valorar en situaciones de crisis”.

Y pone como ejemplo a Grecia, en cuyo sistema, las personas se jubilaban a una edad menor y con buenas pensiones. Esa situación, dice, terminó con un endeudamiento público que derivó “en una crisis fiscal de proporciones, lo que significó elevar fuertemente la edad legal de pensión y reducir drásticamente las pensiones”.

Cuatro aspectos a mejorar

El informe indica que pese a su solidez, hay cuatro claves que el actual sistema debe considerar para mejorar sus resultados. Uno de ellos es elevar el nivel obligatorio de contribuciones para aumentar la tasa de reemplazo, algo que considera la reforma que el Gobierno está tramitando en el Congreso, al subir la tasa de cotización del 10 al 15%, pero con cargo al empleador. También llama a continuar revisando la pensión mínima que se otorga a los más pobres.

Otra medida es elevar la edad de jubilación de hombres y mujeres. Para Bravo, lo ideal sería establecer un mecanismo que pudiera adecuar las edades para pensionarse según datos técnicos. “Esto evitaría el problema de que ningún gobierno quiere elevar la edad legal de pensión, una medida necesaria para la suficiencia de las pensiones, pero impopular”, recalca.

Respecto de la postura de eliminar las AFP y volver a un sistema de reparto, responde que “ya son técnicamente inviables”, porque aparte de que la población vive más tiempo, están naciendo menos personas. “Antes estos sistemas se basaban en que la población activa financiaban a los que envejecían y hoy eso ya no es posible”, insiste.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo