El costo de los nuevos parlamentarios

  • Director de Economía de para todos – www.economiatodos.cl

En las pasadas elecciones parlamentarias, parte de los chilenos acudieron a las urnas para elegir a 155 diputados y 23 senadores. Tras el cambio del sistema electoral, las autoridades del país acordaron aumentar el número de parlamentarios para lograr que el Congreso fuese más “representativo”.

Así, desde 2018 la Cámara de Diputados estará compuesta por 35 legisladores adicionales a los 120 que se elegían antiguamente. En tanto, el Senado estará compuesto por 43 integrantes. Sin embargo, en 2022 habrán 50, 12 más que los 38 parlamentarios actuales.

A diferencia de los diputados, el aumento de senadores será gradual, por lo que en estas elecciones sólo se eligieron 5 senadores adicionales.

Dado esto, el Congreso Nacional que legislará entre 2018 y 2022 tendrá 40 parlamentarios adicionales. Esto implicará un sin fin de nuevos gastos: nuevas sillas, escritorios, computadores, entre otras cosas. Sin embargo, lo más relevante quizás no sea la inversión en nueva mueblería y electrónica. Quizás sea más relevante pensar en que 40 parlamentarios adicionales conllevarán el pago de 40 millonarios nuevos sueldos, viáticos y asignaciones. Así, resulta interesante pensar: ¿Cuánto costará el aumento de parlamentarios?

Actualmente los senadores reciben mes a mes un sueldo bruto de $9.121.806. Sin embargo, adicionalmente hacen uso de millonarias asignaciones: $8,3 millones para gastos operacionales, $7,8 millones para personal de apoyo y $5 millones para asesorías externas. En total, cada senador le cuesta $30,2 millones mensuales al Estado.

Los diputados reciben mensualmente el mismo sueldo bruto que los senadores: $9.121.806. Al igual que sus colegas de la Cámara Alta, los diputados reciben asignaciones, pero inferiores: $5,9 millones para gastos operacionales, $7 millones para personal de apoyo y $2,6 millones para asesorías externas. En total, cada diputado cuesta $24,6 millones.

Si los sueldos y asignaciones de cada parlamentario se redujeran en $2,7 millones, no se requeriría aumentar el gasto público para financiar el aumento de los honorables.

Dado los salarios y asignaciones que reciben los parlamentarios, se estima que el costo de los nuevos congresistas será de $4.854 millones. No obstante, el presupuesto del Congreso Nacional se elevó sólo $553 millones, desde $121.760.132.000 a $122.313.042.000. Y es que, a partir de disminución de recursos de otras partidas, se financió gran parte del costo extra del Congreso. Así, La Moneda aportó sólo el 11,4% de los dineros extra requeridos. De todas maneras, Palacio había asegurado que el nuevo Congreso no implicaría aumento del gasto público. Eso no resultó ser verdad.

Si los sueldos y asignaciones de cada parlamentario se redujeran en $2,7 millones, no se requeriría aumentar el gasto público para financiar el aumento de los honorables. Esto pudiera abrir el debate sobre cuan pertinente resultaría rebajar los ingresos de los diputados y senadores, pues esto contribuiría a acotar el aumento del gasto de un Estado ya bastante endeudado.