¿Quieres conseguir empleo? Evita estos cinco errores

Postular a todos los cargos que se presenten mostrando el mismo currículum es un desacierto más común de lo que se piensa.

Por Publimetro

Año nuevo, trabajo nuevo. No importa el motivo, si lo que buscas es un nuevo trabajo es relevante poner atención a ciertos errores que, lamentablemente, son más comunes de lo que imaginamos.

La reclutadora Conexión Ingenieros compartió una serie de recomendaciones para quienes deseen emplearse o cambiar de trabajo. Según Cristián Cofré, socio de esta firma de RRHH enfocada en Ingenieros, hay cinco errores que se deben evitar a toda costa. “Para posicionarse en un nuevo cargo es importante, por ejemplo, manejar la ansiedad y dar buenas entrevistas”, sostiene el busca talentos.

Postular a todo

Según Cofré, es una de las fallas más recurrentes, pues como esa acción es gratis, rápida y simple, se cree que con ello “algo caerá”. Es decir, se piensa que por tener una formación académica ad-hoc, la experiencia en el cargo no es tan relevante. “Sin embargo, la realidad es que las empresas son conservadoras, evitan arriesgarse cuando pueden no hacerlo, como lo haríamos la mayoría. Si tienen a alguien con la experiencia requerida, ¿por qué preferirían a un postulante que no cumple ese requisito, aunque él esté convencido que igual puede hacer ese trabajo?”, pregunta el ejecutivo.

Asimismo, afirma que el hecho de postular a la oferta que se encuentre genera un efecto negativo entre quienes buscan empleo porque no se les llama, y eso desalienta a cualquier persona. “Entonces comienzan los cuestionamientos sobre sueldo, capacidades, valoraciones de sus carreras, etc. Por lo mismo, hay que evitar postular a todo, se debe ser selectivo en aquello en que realmente se tengan posibilidades y, especialmente, donde exista interés de trabajar, pues se nota mucho cuando no es así”, manifiesta Cofré.

Currículum universal

La escasa prolijidad en las postulaciones se refleja en que se utilice el mismo currículum para todos los puestos, sin el menor interés por entender qué es lo que se está pidiendo o cuáles serían los elementos más relevantes para obtener el cargo. “Cuando se envíe un currículum se debe pensar primero en qué espera recibir la persona al otro lado y qué espera encontrar, y en base a eso se debe redactar el currículum, enfatizando lo importante para el cargo. El currículum no es para uno, es para quien lo lee, y debe ser visto como un cliente”, añade el ejecutivo.

Malas entrevistas

Llegar a las entrevistas y arruinarlas por equivocaciones infantiles, es algo imperdonable, aseguran desde Conexión Ingenieros. Algunos ejemplos son presentarse desaseado, ser impuntual o ir vestido informal. Otros desaciertos no tan obvios tienen que ver con llegar desinformado, no sabiendo a qué se dedica la empresa, sin tener idea de quién lo entrevistará. Y no es excusa decir que la entrevista es con un headhunter, porque lo mínimo que hay que hacer es meterse en su página web e investigar.

“Sin embargo, si lo anterior refleja falta de proactividad, cuando se trata de relatar la experiencia laboral comienzan los problemas más graves, ya que llegan a improvisar, y se muestran con poca coherencia, o inconexos entre un cargo y otro; y se pone peor cuando se quedan en un plano pasivo, sin preguntar nada. A las entrevistas no se va a improvisar, se va a hacer un negocio en el que ambas partes ganen. Hay que encantar al entrevistador, y eso se logra con preparación. Incluso se pueden llegar a entender las señales gestuales, aquellas cosas que no se dicen”.

No hacer seguimiento

La perseverancia en la búsqueda de trabajo es clave. Es común que sean pocos los que hacen seguimiento luego de las entrevistas. Muchas veces se quedan en el “yo te aviso” de la empresa o la consultora. Y si pasa un mes se da por perdida la opción. Por el contrario, dicen desde la empresa de reclutamiento, hay que tomar el control de lo que se hace, insistir si es necesario.

“Uno es dueño de sí mismo y si no me llaman, llamo yo. Los cargos se caen por reestructuraciones, cambios de perfiles, divisiones de tareas, etc. y no porque uno no sea bueno para un cargo. Y si se contrató a otra persona, da lo mismo, siempre es bueno mantener los canales de comunicación abiertos (sin ser obsesivo). Que uno esté en la mente de las empresas o consultoras permanentemente puede dar excelentes frutos. En el fondo, se debe aprovechar de hacer crecer la red de contactos, además de mostrar interés por el cargo”.

No dominar la ansiedad

Sí, es difícil no padecerla cuando se llevan seis meses sin encontrar trabajo. Lo malo es que cuando se deja ver, se nota en la inseguridad, o en no escucha realmente las preguntas y tener respuesta para todo en las entrevistas. Hay que dominarse, hacer ejercicios para concentrarse y relajarse, entrar fresco, y con la mente despejada. No hay que apurarse en responder, escuchar antes que todo y preguntar cortésmente.
“Hay que llegar diez minutos antes y con alegría, sí, porque no hay peor cosa que llegar serio o nervioso; las primeras impresiones son muy potentes. Se debe llegar preparado, con la mayor información de la empresa y área. Luego de la entrevista se debe hacer seguimiento sin ser molestoso. Cuando se postule a cargos, hay que tener la mente fría y buscar el gancho o valor agregado propio. El postulante se debe preguntar y responder: ¿por qué debería ocupar el cargo? ¿cuál es mi valor, que me diferencia del resto? Y no olvidar que si la estrategia para emplearse está demorando mucho en dar frutos se debe cambiar, pues algo está haciendo mal”, puntualiza el socio de Conexión Ingenieros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo