Influyente diario español pone a Jhendelyn Núñez como ejemplo de la "mujer-objeto"

Por

Un intenso debate ha generado en las redes sociales a nivel nacional la publicación de una columna en el medio español El Mundo, donde bajo el concepto de la “mujer-objeto” se habla sobre la irrupción de bellas mujeres que trabajan como noteras en eventos futbolísiticos.

Bajo el contexto del Mundial de Brasil 2014, el enviado especial del medio español Orfeo Suárez pone de principal ejemplo a la chilena Jhendelyn Núñez, quien fue encargada por Canal 13 para realizar nota sobre el lado “B” del evento deportivo.

En su columna “Abran paso al nuevo periodismo”, Suárez asegura, entre otra cosas”, que la bella notera “más que opinar del fútbol de Chile, opina de los futbolistas”.

Revisa acá el texto completo:

“La acreditación es casi más grande que los pantalones de Jhendelyn Núñez. Más que unos ‘shorts’, parecen un antifaz. Su entrada en la sala de prensa del estadio Mineirao, en Belo Horizonte, origina tanto tumulto como la de sus compatriotas en Maracaná, cuando miembros de una ‘barra’ sin entradas invadieron a la carrera el espacio de los periodistas. Ella también lo es, grita a voces un compañero suyo de Canal 13, cadena chilena, mientras la señala y la sigue, aunque con andares distintos. En segundos, Jelenny ha formado lo más parecido a una ‘conga’.

Llega preparada, preparadísima, para la zona mixta después del partido. Pero antes, atiende a un grupo de colegas muy interesados. Más que opinar del fútbol de Chile, opina de los futbolistas: “Los que más me gustan son Alexis y Vidal”. Para quienes no pueden oírlo, su compañero lo repite a toda voz. Cuando le preguntan qué es lo que más le ha gustado de Brasil, dice que los piropos que le dicen.

Unos metros más allá, observa el tumulto Ines Sainz, periodista mexicana de Televisión Azteca que ya es habitual en los Mundiales. Cuando empezó, en Francia, recuerdo su llegada a un entrenamiento de la selección brasileña en un pueblo del ‘Midi’. Sobre sus lejanísimos tacones, provocó que desviara la mirada todo el ‘politburó’ del fútbol brasileño, Mario Zagallo el primero. Con lo que habrá visto este hombre. Desde entonces, su carrera ha sido meteórica. Considerada como la ‘mujer del deporte en México’, fue elegida, en 2011, por la revista Esquire entre las cinco mujeres más sexys del planeta.

Inés, sin embargo, no se limita a pasear su escultural cuerpo, como Jhendelyn. Está bien informada, maneja una agenda excepcional, aguanta esperas en los estadios y en los entrenamientos, quizás no tan largas como otros, y prepara sus entrevistas. Durante estos años le han salido competidoras, especialmente de cadenas latinoamericanas, que envían a modelos micrófono en mano. Por Maracaná ya se ha dejado ver una escultural reportera costarricense. Ninguna, en cambio, sin el éxito de Inés. Hace falta algo más que un buen físico.

La estrategia no es, ni mucho menos, nueva. La mujer-objeto ha sido utilizada a menudo en el masculino mundo del fútbol, cada vez menos, afortunadamente. Ahí sigue la chica de As. Las televisiones italianas fueron precursoras y existen ya varios casos en las cadenas españolas. Hay diferencias, sin embargo, entre periodistas a las que acompaña la imagen, como el caso de Sara Carbonero, e imágenes con el disfraz de periodistas. Con mayor o menor nivel, la realidad es que la cámara quiere más a las mujeres.

La realidad es que el fútbol, como gran fenómeno de masas, no sólo ocupa el espacio del periodismo, sino el de la comunicación, en general. No son lo mismo. La comunicación va más allá de la información o la opinión. Es también espectáculo y publicidad. El fútbol está, pues, presente en todos los registros y lo único que hay que saber, como consumidores, es qué elegir y qué esperar en función de la elección. Es sólo un consejo ahora que el nuevo periodismo se abre paso, y con argumentos ciertamente imparables”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo