Miles de personas protestaron por decreto antiinmigración de Trump

Las manifestaciones se concentraron en en el centro de la ciudad de Nueva York.

Por AFP

Desde la elección de Donald Trump, Nueva York ha acogido toda una serie de manifestaciones contra las intenciones del nuevo presidente estadounidense, pero pocos previeron las protestas de este fin de semana en el aeropuerto JFK contra su decreto antiinmigración.

Los pequeños grupos de manifestantes que empezaron acudiendo a la terminal 4 del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, acabaron convirtiéndose en varios miles de personas denunciando el decreto firmado el viernes por Donald Trump contra los refugiados y los viajeros de siete países de mayoría musulmana.

Alertados por las redes sociales y las informaciones en la televisión, acudieron con pancartas hechas a mano y gritaron "¡Déjelos entrar!" hasta bien entrada la noche del sábado.

Hanna Cowart no fue a la gran Marcha de las Mujeres de la semana pasada, un día después de la investidura de Trump, pero esta joven de 21 años considera que "a la gente se le hace difícil quedarse callada".

A las 01:00 horas locales todavía había un centenar de personas denunciando la decisión de Trump de suspender la acogida de refugiados durante 120 días, así como el ingreso por 90 días de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, mientras se revisan los criterios de admisión.

El respiro obtenido después de que una jueza federal de Nueva York impidiera la expulsión de los pasajeros detenidos en virtud del decreto de Trump no suavizó el humor de los manifestantes, que la tomaron con los policías que los empujaban hacia las veredas, a quienes gritaron "Vergüenza".

Cerca de la entrada de la terminal 4, un hombre joven se plantó con una pancarta que rezaba "Ustedes serán los siguientes", ante la mirada de asombro de los pasajeros recién llegados.

Uno de ellos, Georgio Pariani, llegado desde Milán y que esperaba un taxi desde hacía más de una hora en una ruta cortada por los manifestantes, dijo entender el enojo de los neoyorquinos, puesto que Trump "no es muy diplomático".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo