Líder ultraderechista francesa Marine Le Pen lanza su campaña en medio de escándalos

La líder del partido ultraderechista Frente Nacional buscaría "recuperar" la supremacía francesa en áreas presupuestarias, territorial, económica y lesgilativa.

Por AFP

La líder y candidata de extrema derecha Marine Le Pen, que encabeza las encuestas de la primera vuelta a menos de 80 días de las elecciones presidenciales en Francia, detalla su programa centrado en la "prioridad nacional".

El primer gran mitin de Le Pen se lleva a cabo en momentos en que su gran rival conservador, el ex primer ministro François Fillon, está inmerso en un escándalo que les beneficia a ella y al antiguo ministro socialista de Economía convertido en centrista, Emmanuel Macron.

La dirigente del ultraderechista Frente nacional (FN) lidera los sondeos de intención de voto en la primera vuelta de las elecciones el 23 de abril, pero sería derrotada en la segunda, el 7 de mayo.

Las promesas de campaña de Le Pen

El triunfo del Brexit y la llegada al poder de Donald Trump en Estados Unidos impulsaron a todos los partidos de extrema derecha en Europa y a los movimientos nacionalistas antisistema.

Le Pen, de 48 años, reveló el sábado los "144 compromisos" que constituyen su programa presidencial, en el que no hay grandes cambios pero sí algunas precisiones semánticas sobre el euro o la pena de muerte.

En caso de ser elegida, propone dos referendos, uno para inscribir en la Constitución la "prioridad nacional" en ámbitos como el empleo y el otro sobre la Unión Europea para recuperar cuatro soberanías: presupuestaria, territorial, monetaria y legislativa.

Marine Le Pen. AFP

En su intento de mejorar la imagen de la extrema derecha en Francia, Le Pen modificó su vocabulario y ya no promete la "salida del euro", sino "restablecer una moneda nacional". Asimismo deja por ahora de lado el restablecimiento de la pena de muerte y propone una cadena perpetua "real".

Según Marine Le Pen, los franceses comparten mayoritariamente su visión sobre "la defensa de nuestra civilización". Su partido avanza en todas las elecciones desde 2011 con un programa antieuropeo y antiinmigración.

Sin embargo, Le Pen también es acusada de empleo ficticio en el caso de una asistente pagada con fondos europeos para remunerar a colaboradores de su partido. La candidata niega haber cometido cualquier abuso y denuncia un "combate político" del parlamento contra su partido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo