Ola de violencia en Brasil: centenares de muertes en el estado de Espírito Santo tras seis días de huelga policial

La inquietud crece en Rio de Janeiro por los rumores de que podría producirse una huelga similar en la segunda ciudad más grande del país

Por Agencias

La crisis generada por la huelga de los policías militares que desde el sábado azota al estado del sudeste brasileño, Espirito Santo, elevó  el número de muertos a 103, informaron medios locales.

Desde el sábado, cuando los uniformados se cruzaron de brazos para reivindicar un aumento salarial y se desató una descomunal ola de violencia, este estado del sureste de Brasil prácticamente se paralizó, pues comercios, escuelas, puestos de salud, supermercados y universidades cerraron sus puertas, en tanto que los propietarios de los autobuses los retiraron de las calles.

Pese a que la secretaría regional de Seguridad Pública no ha divulgado datos sobre la violencia en los últimos días, el Sindicato de los Policías Civiles de Espírito Santo informó ayer de que las muertes violentas llegaron a 106 desde que comenzó la huelga de uniformados.


Este jueves otros 550 miembros del Ejército y 100 de la Fuerza Nacional de Seguridad se sumaron a los 1.200 militares que vienen patrullando las calles de Espírito Santo desde el martes.

La gobernación de Espírito Santo, que acusa a los policías de "chantajear" a la sociedad con su protesta, publicó la víspera un decreto por el que transfiere el control de la seguridad pública a las Fuerzas Armadas hasta el próximo día 16.

Familiares de los agentes mantienen bloqueadas las salidas de los cuarteles desde el sábado dado que los policías no pueden manifestarse ni hacer huelga porque están bajo el reglamento del Ejército.

La protesta responde a un reclamo de mejoras salariales y de las condiciones de trabajo para los 10.000 agentes, que perciben un sueldo básico de 2.642 reales (unos 800 dólares) y llevan tres años sin aumentos.

 

Mientras el sentimiento de inseguridad persiste en Espírito Santo, la inquietud crece en Rio de Janeiro por los rumores de que podría producirse una huelga similar en la segunda ciudad más grande del país.

El gobierno del estado explicó, sin embargo, que el pago de los salarios atrasados a sus funcionarios estaba en curso y que ninguna huelga estaba prevista, aunque los rumores que circulan por las redes sociales mantienen en alerta a la población.

El gobernador, Luis Fernando Pezao, afirmó este jueves a Radio Gaucha que pidió a las autoridades federales que el ejército esté listo para intervenir.

Al borde de la quiebra, el estado de Rio no paga al día los salarios de sus funcionarios desde hace meses y violentas manifestaciones ocurrieron recientemente contra las medidas de austeridad del gobierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo