Trump recibe a Netanyahu y confirma que no asistirá a una solución de dos estados por conflicto palestino-israelí

El primer ministro judío busca reafirmar alianza con EEUU para enfrentar al principal enemigo: el Estado islámico.

Por Javiera Ortiz

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibe en la Casa Blanca al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y confirma que no insistirá en una solución de dos estados para poner fin al conflicto palestino-israelí.

"Una solución de dos estados que no traiga paz es un objetivo que nadie quiere alcanzar", afirmó el funcionario bajo condición de anonimato.

"La paz es el objetivo, sea bajo la forma de una solución de dos estados si es lo que las partes quieren, sea otra cosa si las partes lo quieren", agregó.

Las colonias y la paz

Se espera que Trump comunique a Netanyahu su deseo de impulsar una solución al conflicto, y encargó a su yerno Jared Kushner y al abogado Jason Greenblatt encabezar esa búsqueda.  Pero hay muchas interrogantes acerca de cómo se alcanzará el objetivo de paz.

Netanyahu ganó la elección de 2015 con la promesa de que no aceptará la creación de un Estado palestino, decisión que tensionó las relaciones con el gobierno de Obama.

El ex presidente fustigó la política israelí de impulsar asentamientos en tierras palestinas ocupadas como contraria a una solución de dos estados.

En tanto, Trump afirmó en una entrevista publicada la semana pasada por el diario israelí Israel Hayom que "no soy alguien que piense que la expansión de las colonias sea buena par la paz".

 

Rusia e Irán y Natanyahu

Además de procurar el apoyo de Trump tras ocho años de tensiones con Obama, Netanyahu también buscará evaluar el apetito del magnate por mejorar las relaciones de Estados Unidos con Rusia.

Poco antes de su partida hacia Estados Unidos, Netanyahu dijo: "la alianza con Estados Unidos siempre fue extremadamente fuerte. Y lo será aún más (…) El presidente Trump y yo tenemos una visión similar sobre los peligros que emanan de la región, pero también de las ocasiones (que se presentan)".

En efecto, Trump ha manifestado su interés de trabajar con Moscú para derrotar al grupo Estado Islámico lo que implicaría impulsar los objetivos de Siria e Irán, aliados de Rusia.

Israel, en tanto, considera a Irán y a la milicia libanesa Hezbolá como las principales amenazas a su existencia, visión que comparten los líderes de los estados sunitas árabes de la región.

Netanyahu, uno de los más duros detractores del acuerdo nuclear alcanzado por Irán con las potencias internacionales en 2015, cuenta con poner el acento sobre ese país.

Reacciones palestinas ante Trump

Durante buena parte del último medio siglo los sucesivos gobiernos de Estados Unidos, tanto republicanos como demócratas, respaldaron la solución de dos Estados, uno israelí y otro palestino, que fue la base de las conversaciones de paz de Oslo y de Camp David.

En Ramalá, la dirigente palestina Hanan Ashrawi, expresó que la aparente ruptura del gobierno de Trump con una solución de dos estados "carece de sentido".

Miembro del comité ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), Ashrawi consideró que "administración estadounidense está tratando de satisfacer a la coalición extremista de Netanyahu".

Trump, que desde que llegó a la presidencia, buscó reafirmar que Estados Unidos es un férreo aliado de Israel y marcar diferencias con su antecesor Barack Obama, aún no ha hablado con la dirigencia palestina desde que asumió el gobierno.

Con esta decisión, Trump sigue en la línea de sus promesas de campaña de dejar de interesarse por problemáticas de otros países. Razón por la que Estados Unidos ya no buscaría dictar los términos de un eventual acuerdo de paz entre Israel y los palestinos, sino que apoyaría lo que ambas partes acuerden, según expresó un alto funcionario de la Casa Blanca.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo