El ejército sirio reconquista la histórica ciudad de Palmira

La ciudad se encontraría completamente minada.

Por AFP

Las fuerzas del régimen sirio, con apoyo de la aviación rusa, arrebataron este jueves la histórica ciudad de Palmira al Estado Islámico (EI), lo que supone un nuevo nuevo revés militar para la organización yihadista, según información proveniente desde Moscú.

El ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, informó al presidente Vladimir Putin que las fuerzas sirias habían expulsado a los yihadistas de Palmira, según indicó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, citado por las agencias rusas.

"El EI se retiró completamente de Palmira", señaló por su parte a la AFP el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh).

"Pero el ejército sirio sigue con las tareas de desminado en los suburbios y todavía no se desplegó en toda la ciudad", informó Rami Abdel Rahman, director del Osdh.

Luego de combates y con el apoyo de la aviación rusa, las fuerzas del régimen lograron ingresar este miércoles en Palmira. A un día del inicio de la defensa, Rahman informó que ya no quedarían combatientes yihadistas en la zona principal de la antigua Palmira, situada en el suroeste de la ciudad, aunque el sector está "muy minado".

El director general de Antigüedades y de Museos, Maamun Abdelkarim, reaccionó al anuncio con "una mezcla de alegría y de miedo". "¿Hay muchas degradaciones? ¿Hubo explosiones sin que lo sepamos? Espero a viajar a Palmira para ver el estado del sitio", expresó a la AFP.

Esta ciudad del centro de Siria, inscrita en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO, cambia otra vez de manos.  En mayo de 2015 fue conquistada por el EI, retomada por el régimen en marzo de 2016 y puesta otra vez bajo control yihadista en diciembre. Periodo en el cual se han realizado ejecuciones masivas y destrucción de templos.

La UNESCO condenó como un "crimen de guerra" las destrucciones en el Tetrápilo -un monumento de 16 columnas construido a fines del siglo III- así como en el interior del teatro romano, del siglo II.

Punto muerto en Ginebra

En tanto, casi seis años después del inicio del conflicto en Siria, las nuevas negociaciones iniciadas el 23 de febrero en Ginebra entre el régimen y la oposición continúan sin avanzar.

Incluso, desde Moscú se acusó al principal grupo de la oposición siria de querer "sabotear" estas negociaciones.

"El Alto Comité de Negociaciones (HCN) rechaza colaborar al mismo nivel con el grupo de Moscú y el grupo de El Cairo y sabotea de facto el diálogo tanto con la delegación del régimen como con los otros grupos de la oposición", declaró la portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Maria Zajarova. Los grupos de El Cairo y de Moscú son opositores sirios considerados cercanos a Rusia.

Estas negociaciones se complicaron por la extrema complejidad del conflicto en el que están implicados actores locales y regionales pero también potencias internacionales. En el norte del país, la situación sigue complicándose una semana después de la toma de la ciudad de Al Bab, bastión del EI, por las tropas turcas y sus aliados rebeldes sirios.

Por su parte, Turquía amenazó con atacar a las milicias kurdas sirias si no se retiraban de Manbij, cerca de la frontera turca.

Esta ciudad había sido arrebatada al EI en agosto de 2016 por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por Estados Unidos, que incluyen la Unidades de Protección del Pueblo (YPG, autonomistas kurdos).

"Ya hemos dicho que bombardearemos las YPG si no se retiran" de Manbij, declaró el jefe de la diplomacia turca, Mevlut Cavusoglu.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo