Inundaciones en Perú: Lima está sin agua potable hace cuatro días

Como consecuencia de la serie de aludes que afectan a Perú desde diciembre y que ya dejaron 75 fallecidos, en Lima se vive desde el miércoles una crisis de suministro de agua potable que alcanzó este sábado su punto más crítico.

Por Agencias

Las consecuencias de las lluvias han dejado pueblos y ciudades anegados, ríos desbordados y deslizamientos de tierra, conocidos en Perú con el término quechua de "huaicos" y que han sido los responsables de destruir carreteras y puentes, hundir viviendas y arrastrar vehículos, animales y personas, tal y como quedó registrado en las dramáticas imágenes que ha dejado esta situación.

En Lima, los "huaicos" también afectaron la Carretera Central, la única vía asfaltada que une la capital con el centro del país, lo que dificultó el suministro de alimentos y el envío de ayuda.

Paradójicamente, el exceso de lluvias obligó también a cortar durante tres días el agua potable a prácticamente toda la ciudad, donde viven unos 9 millones de personas, ya que el lodo y la basura arrastrado por los torrentes impedían procesarla y potabilizarla.

“El presidente de la República no tenía agua en su casa. En Palacio de Gobierno no había agua”, comentó esta noche el presidente de Sedapal,la empresa a cargo del abastecimiento del recurso, Rudecindo Vega, sobre el desabastecimiento de agua en Lima tras la caída de huaicos, según sostiene el diario peruano El Comercio.

Pero la empresa emitió ayer un nuevo comunicado informando que el servicio de agua potable en Lima y Callao "será restablecido en forma progresiva y está sujeto a la caída de huaicos como los acontecidos en los últimos días".

La empresa a cargo del abastecimiento del recurso indicó también que continúa entregando "gratuitamente el agua en los puntos de distribución establecidos". Asimismo, una vez más se pidió a la ciudadanía afectada realizar un uso solidario del agua potable que escasea en la capital peruana desde hace varios días.

 

Las escuelas en Lima permanecen cerradas desde el pasado jueves y no se espera que se retomen las clases hasta el miércoles próximo, siempre que remitan las lluvias y se regularice la situación.

Este fenómeno destructor ha sido desde tiempo inmemorial el azote más duro para los habitantes del Perú, a la par con los terremotos que periódicamente devastan el país, ubicado en el cinturón de fuego del Pacífico, donde se registra el 85 por ciento de la actividad sísmica mundial.

Todas las culturas precolombinas que desarrollaron sus estados en la zona prosperaron gracias a su aprovechamiento de la ecología local, como la abundante pesca que se encuentra en las habitualmente frías aguas del Pacífico, y debido a la gestión de las escasas corrientes de agua que bajan por vertiente occidental de los Andes y que permiten cultivar en el desierto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo