Ruperta, la elefante desnutrida símbolo de la crisis alimentaria en Venezuela

El zoológico de Caricuao teme por la salud de sus animales y activistas le exigen a Maduro que cierre este tipo de instalaciones en el país.

Por AFP

Decenas de venezolanos se movilizaron para recolectar alimentos tras denuncias que Ruperta, una elefante hembra africana de uno de los zoológicos de Caracas, sufre desnutrición por falta de una dieta adecuada a pesar de que los responsables del centro se negaron a aceptarlo.

El animal está bajo cuidados especiales en el zoológico de Caricuao luego de desplomarse el pasado jueves.

“Hay comida, pero no le dan suficiente variedad. Estaban dándole solamente auyama y papaya, lo que no cubre sus necesidades”, afirmó a la AFP Marlene Sifontes, dirigente sindical del Instituto Nacional de Parques (Inparques).

El Ministerio de Ecología reconoció el pasado viernes que el paquidermo es atendido tras sufrir una caída, aunque la atribuyó “a un resbalón” por su edad.

La elefante, que llegó al zoológico a los seis años y que al parecer pesa cuatro mil kilos (cuando un animal en su condición debería pesar entre 6.350 y 7.000 kilos) se ve en los huesos.

“Los elefantes pueden vivir de forma silvestre hasta los 60 años y unos 65 a 70 en cautiverio. Ruperta tiene 46 años(…) Es un ejemplar que se puede considerar en estado de senilidad”, señaló la cartera en un comunicado.

Venezuela atraviesa una severa crisis económica, marcada por el desabastecimiento de alimentos básicos y medicinas, lo que provoca a diario largas colas de personas en mercados y abastos. La crisis, según Sifontes, impide surtir adecuadamente a los zoológicos.

Activistas y ciudadanos recolectaron zanahorias, acelgas, naranjas, piñas y plátanos para Ruperta, que se convirtió en tendencia en la red social Twitter. Pero los empleados del zoológico se negaron a recibirlo cuando los ciudadanos acudieron a donarlos.

“Los trabajadores no tienen autorización a recibir donaciones, porque hay gente que tiene buena fe, pero otra que no”, explicó Sifontes.

“Aunque el gobierno no quiere aceptarlo, Ruperta no es el único animal en Caricuao que sufre esta situación y Caricuao tampoco es el único zoológico” del país afectado, indicó.

Este centro en particular se ha visto envuelto por la polémica durante los últimos meses. Un caballo fue descuartizado en julio pasado por desconocidos que entraron en su corral para “despojarlo de su carne”, presuntamente para alimentarse, reportó el Ministerio Público.

La Fiscalía investiga además “la muerte de varias especies de la fauna silvestre” por falta de nutrientes apropiados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo