El enemigo extranjero protagoniza campaña a pocas horas del referendo en Turquía

En las calles abunda la propaganda oficialista, que intenta convencer a los miles de indecisos que marcarán la diferencia en las elecciones de este domingo.

Por EFE

A solo dos días que en Turquía se celebre el referendo constitucional, la lucha de Turquía contra sus "enemigos extranjeros" volvió a cobrar relieve en los discursos del presidente, Recep Tayyip Erdogan.

"Vivimos en una época en la que Turquía se ve sometida a enormes ataques desde dentro y fuera del país. Las organizaciones terroristas que nos intentan destrozar creen que esta nación va a tener miedo, se va a asustar, se va a rendir", afirmó Erdogan.

"Alemania hace eso, Francia lo hace, Bélgica lo hace, Suecia lo hace, Austria lo hace", añadió el mandatario durante un mitin en la ciudad de Konya, en Anatolia central, informa la agencia semipública Anadolu.

"Pero hagan lo que hagan, no son más fuertes que esta nación. Este domingo vamos a responder a Occidente. Vuestros votos del 'Sí' serán una respuesta a Occidente", agregó el mandatario.

El Gobierno turco, en un esfuerzo por conquistar votos a favor de la reforma que prevé entregar todo el poder ejecutivo al presidente, ha multiplicado las apariciones de sus miembros en televisión y en mítines públicos, donde insisten en la necesidad de "defender la nación" mediante el voto a favor.

En su mitin de este viernes, Erdogan se encargó de recalcar a la audiencia que en las urnas sellen la parte blanca de la papeleta, el espacio del Sí, mientras que el No es castaño claro.

"Blanco significa inmaculado, lo sabéis, es el Sí. Lo que significa el marrón ya lo sabéis", dijo el presidente.

Las últimas encuestas mantienen una enorme incertidumbre respecto al posible resultado del referéndum, aunque la mayoría se inclinan por un triunfo del Sí con un 51-52 por ciento de los votos, pero advirtiendo que el margen de error es superior a la ventaja obtenida.

Otros sondeos dan una victoria ajustada al No, señalando que debido a la presión gubernamental es difícil que los votantes confiesen su verdadera intención a los encuestadores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo