Brasil en vilo: agitado inicio de la sesión parlamentaria que decide el destino de Temer

La sesión plenaria de la Cámara de Diputados que puede decidir este miércoles el destino del presidente brasileño, Michel Temer, tuvo un inicio agitado, con legisladores opositores que entraron en el recinto con carteles que piden la partida del mandatario acusado de corrupción.

Por AFP

"¡Fora Temer!", gritaba una treintena de legisladores, que denunciaban igualmente las medidas de ajuste impulsadas por el mandatario conservador, comprobaron periodistas de la AFP.

El plenario debe decidir si encamina a la Corte Suprema una denuncia de corrupción pasiva que convirtió a Temer en el primer mandatario en ejercicio en ser inculpado por un crimen común.

Para proceder al voto, debe haber un quórum de 342 diputados (dos tercios de los 513 escaños).

brasil AFP

La oposición anticipó que se empeñará en bloquear una sesión que, de no postergarse, será favorable según todas las expectativas al gobierno, que mantiene una mayoría legislativa.

El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (del partido de derecha DEM, aliado de Temer), indicó que esperaba reunir el quórum y pasar la página del caso este mismo miércoles.

"Mientras esa denuncia no se vote, no conseguiremos reconstruir la agenda de la Cámara", declaró a periodistas antes de ingresar en el hemiciclo.

Si el parecer que recomienda dar continuidad a la denuncia se vota, la oposición deberá juntar igualmente 342 votos para autorizar al Supremo Tribunal Federal (STF) a analizar el caso y, eventualmente, llevarlo a juicio. Cualquier número inferior invalidaría la denuncia.

Temer, de 76 años, fue acusado por la Fiscalía General de haber recibido un soborno de 500.000 reales (unos 150.000 dólares) del gigante de la alimentación JBS.

Pese a que se prácticamente descarta que la oposición obtenga 342 votos, Temer buscará obtener una victoria lo más holgada posible, para no dar la imagen de un presidente debilitado. De la contundencia de su victoria puede depender el futuro de sus reformas económicas, como la del régimen de jubilaciones, reclamada por los mercados, como vía para sacar al país de una recesión con más 13,5 millones de desocupados.

La mayoría legislativa de Temer contrasta con su popularidad bajo mínimos: apenas un 5%, un récord desde el retorno de la democracia en 1985, según un sondeo Ibope. Un 81% de los brasileños apoyan además que el mandatario sea juzgado, de acuerdo con el mismo instituto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo