La increíble historia del fotógrafo falso de la ONU que engañó a todo el mundo

Un joven brasileño se hacía pasar por fotógrafo de la ONU y aseguraba que las impresionantes fotos, supuestamente tomadas en zonas de conflicto y que vendía a las agencias, eran suyas.

Por Agencias

Eduardo Martins (32), se presentaba como un surfista brasileño oriundo de Sao Paulo que, después de ganarle la batalla al cáncer a los 25 años, se había convertido en un voluntario de la ONU que fotografiaba dramáticas situaciones en Irak y Siria.

En su cuenta de Instagram, que contaba con la impresionante cifra de 127,000 seguidores, colgaba espectaculares imágenes inmortalizando de forma excepcional el infierno que se estaba viviendo en estas zonas de guerra, de modo que su trabajo había sido reseñado en numerosos medios y agencias de noticias.

“Una vez, durante un tiroteo en Irak, dejé de fotografiar para ayudar a un niño que había sido golpeado por una bomba molotov y lo saqué de la zona de fuego. Dejé de ser un fotógrafo y fui un ser humano”, dijo en una entrevista para la revista Recount en octubre de 2016.

Desde su cuenta, además, siempre hacía referencias a sus publicaciones y para aumentar la credibilidad, compartía los comentarios de sus amigos. Entre éstos, estaba Thomaz Griffin, quien se identificaba como un reportero del Wall Street Journal. 

Su historia impresionó a miles de personas, pero todo comenzó a derrumbarse después de una investigación realizada por BBC -medio al que también consiguió engañar-, que concluyó que era un farsante.

Las  imágenes que publicaron medios de la talla de la BBC o el Wall Street Journal no eran otra cosa que fotos trucadas que Martins había bajado de internet. Se tomaba el tiempo de bajar fotografías de otros profesionales en alta calidad, y las retocaba en Photoshop, cambiando fondos, dándoles vuelta y combinando escenarios y personajes, para luego re venderlas como propias.

 

-El destape del fraude –

Las sospechas empezaron a formularse cuando el mismo Martins se puso en contacto con BBC Brasil en junio pasado, supuestamente desde Mosul, Irak. Afirmaba estar en medio del frente de batalla y les enviaba mensajes de voz por WhatsApp ofreciendo cobertura fotográfica. El medio publicó una entrevista y un video del joven, que fue posteriormente retirada de todos los portales tras el destape del fraude.

Una vez que se descubrió realmente que todo se trataba de una farsa, Martins desapareció sin dejar rastro. Su cuenta de Instagram, esa que había conseguido tanta popularidad, ya fue cancelada. Y, según BBC, dejó un mensaje a través de WhatsApp desde un número que ya no existe:

“Estoy en Australia. Tomé la decisión de pasar un año en una furgoneta rodando por el mundo. Voy a cortar todo, incluyendo internet, también eliminar el Instagram. Quiero estar solo. Hablaremos cuando vuelva. Abrazos”, apuntó en un mensaje enviado a todos sus contactos. Ahora no se sabe nada de él, pero podrían llegar a imputársele delitos relacionados con los derechos de autor de las imágenes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo