Tragedia en África: miles buscan refugio en el mismo país que los oprimió hace décadas

Crece el número de habitantes de Sudán del Sur acogidos en Sudán, del que se independizaron hace 6 años tras una cruenta guerra civil. ¿Qué le ocurrió a su nueva nación? Se dividió en otra sangrienta guerra interna.

Por Agencias

Más de 1,2 millones de personas que huyen de cruentos conflictos tribales en Sudán del Sur han buscado refugio en el norteño Sudán, de acuerdo a cifras de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). La nueva tragedia humanitaria se produce en África, un continente habituado ya a catástrofes de este tipo.

La cifra es enorme si se compara con la población de Sudán del Sur, que asciende a unos 12 millones de habitantes. En total, más de 2 millones han escapado del conflicto interno. El flamante país se ubica hoy entre los más afectados por hambrunas en África y en el planeta.

Otro millón de habitantes encontró amparo en la vecina Uganda. "He escuchado historias horribles sobre personas discapacitadas que fueron abandonadas cuando sus familias huyeron de los combates", describió Aleema Shivji, director ejecutivo de la ONG Handicap International UK, que visitó la zona.

Un herido en los enfrentamientos armados de Sudán del Sur es auxiliado por la Cruz Roja. Un herido en los enfrentamientos armados de Sudán del Sur es auxiliado por la Cruz Roja. / AFP

Lo paradójico del éxodo es que los refugiados eligen como destino al mismo país del que su nación se independizó en 2011. Los sudaneses del sur eran mayoritariamente de etnias africanas distintas a los árabes del norte. Y además, sus tierras ocultaban un océano de petróleo.

Ambos factores generaron dos sangrientas guerras civiles el siglo pasado. La segunda se desencadenó cuando el gobierno central de Sudán anunció el establecimiento de un Estado Islámico. Se extendió 22 años y dejó alrededor de 1,9 millones de muertos.

Fue uno de los conflictos más mortíferos del último tercio del siglo 20. Las tropas sudanesas cometieron matanzas masivas de habitantes sureños. También los sometieron al hambre al exterminar sus ganados.

África, la eterna historia

Luego de un referendo realizado en 2011, finalmente Sudán del Sur se independizó. Poco duró la fiesta: los conflictos étnicos internos pronto degeneraron en guerra interna. Los conflictos se activaron por la falta de lluvias, malas cosechas y la desertificación.

He escuchado historias horribles sobre personas discapacitadas que fueron abandonadas cuando sus familias huyeron de los combates"

Entre los grupos que se enfrentan con mayor virulencia se cuentan los agricultores y ganaderos nuer y los pastores dinka. El control del petróleo es otro de los factores que influye en los enfrentamientos.

Así las cosas, los millones de refugiados que -otra vez- escapan de la violencia se vieron forzados a cruzar los pantanos del Sudd, el histórico límite con el norte. Buscaron amparo en la capital, Jartum, y en el estado de Nilo Blanco.

En agosto pasado, el presidente de Sudán, Omar al Bashir prometió a la ONU que continuará recibiendo y brindando seguridad a los refugiados. El jefe de Estado es cuestionado por violaciones a los DDHH.

Sudán del Sur, en tanto, tiene hoy el puntaje más alto en el antiguo Índice de Estados Fallidos -hoy Índice de Estados Frágiles-. Superó en este triste ranking a Somalía.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo