De un amante de los virales a un "Zoolander" que dejó atrás la obesidad: los curiosos candidatos a suceder a Merkel en Alemania

La canciller buscará mantener su sitial y todos los pronósticos dicen que así será, pero hay una serie de postulantes con llamativas historias que intentarán dar la sorpresa.

Por AFP

En Alemania, los escándalos políticos y las historias jugosas son muy inusuales. La campaña para las legislativas del domingo, sin embargo, reveló o sacó a colación algunas anécdotas divertidas, emotivas o emocionantes sobre los principales candidatos.

Martin Schulz: alcohol y presidencia

El rival socialdemócrata de Angela Merkel abandonó los estudios a los 18 años, sin ningún título y tras haber repetido dos veces. En ese momento, aspiraba a ser futbolista profesional como defensa lateral izquierdo. Pero el joven Martin se lesionó el ligamento de la rodilla, su sueño se vino abajo y cayó rápidamente en el alcohol.

Fue su hermano el que le ayudó a reponerse. El joven abrió una librería y poco después inició una carrera política que le llevó a la presidencia del Parlamento europeo. Habla cinco idiomas, que aprendió de forma autodidacta.

Alice Weidel: la paradoja

Es una de las líderes de Alternativa Por Alemania (AfD), un partido tradicionalista, antimigrantes, antiélites y que le hace guiños a la ultraderecha. Sin embargo, esta exresponsable de Goldman Sachs es una lesbiana reconocida y su pareja es una mujer de ascendencia esrilanquesa, con quien cría a dos niños.

Además, reconoció "honestamente" esta semana que su formación, que se opone al matrimonio de personas del mismo sexo y a que estas puedan adoptar, "evidentemente, a primera vista, no se presenta como la puerta a la que llamar si se trata de derechos de los homosexuales".

Christian Lindner: guaperas y Porsche

Al jefe de los liberales del FDP le gusta posar como un modelo y sacó partido de su cualidad de "guaperas" en los carteles de campaña. Sin embargo, cuando tenía 14 años pesaba casi 100 kilos y tenía sobrepeso. Tras un régimen draconiano y muchas horas corriendo, perdió 30 kilos y, desde entonces, mantiene una esbelta figura.

Lindner Lindner es famoso en Alemania por posar como "galán" en los letreros de campaña. Getty

Fundó su primera empresa a los 17 años y se compró un Porsche a los 19, aunque ahora reconoce que "no debería" haberlo hecho. Tras sus estudios, fundó una segunda compañía, que quebró a principios de los años 2000.

Sarha Wagenknecht: el misterio del padre

Oriunda de la RDA comunista, la musa de la izquierda radical de Die Linke nació en 1969 fruto del amor de su madre por un estudiante iraní. Cuando tenía tres años, su padre desapareció durante un viaje a su país natal. Su suerte sigue siendo un misterio, aunque "hay muy pocas posibilidades de que siga vivo", según ella.

En el plano amoroso, Sarha Wagenknecht forma desde 2014 una pareja muy política con Oskar Lafontaine, cofundador de Die Linke. Antaño gloria de la socialdemocracia alemana, desafió sin éxito a Helmut Kohl en 1990 por la cancillería. En 2005, rompió con el SPD, denunciando una deriva que él juzga demasiado liberal.

Cem Özdemir: Erdogan y la marihuana

Es uno de los líderes de los Verdes y también el responsable político de ascendencia turca más en boga de Alemania. Favorable al reconocimiento del genocidio armenio por parte del imperio otomano, ha estado en el punto de mira del gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan. Sus opiniones le han costado amenazas de muerte y protección policial.

En 2014, Cem Özdemir participó en la campaña viral del "Ice bucket challenge", que consistía en grabarse en video tirándose un cubo de agua helada sobre la cabeza para apoyar la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica. En el video, tenía a su lado una planta de marihuana, por lo que la policía abrió una investigación, rápidamente archivada. Özdemir aseguró que pretendía lanzar un "mensaje político" a favor de la legislación del cannabis.

Angela Merkel: sopa de patatas

A la canciller no le gusta hablar de su vida privada, de la que muy poco se filtró durante su cuarta campaña electoral. Pero, para hacer una sopa de patatas, Merkel "aplasta siempre las patatas con un machador, nunca con un pasapurés, así siempre quedan algunos trozos dentro".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo