Trump minimiza impacto de huracán María comparado con Katrina en su visita a Puerto Rico

Trump quiere demostrar que el gobierno federal lidera los esfuerzos de recuperación en Puerto Rico, un Estado Libre Asociado a Estados Unidos desde 1952. Y sobre todo, quiere dejar claro que los puertorriqueños, que son ciudadanos estadounidenses, no han sido olvidados.

Por Agencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó  a Puerto Rico para evaluar la respuesta al huracán María, que arrasó la isla, criticando la gestión que las autoridades locales han hecho de la crisis y generando polémica por lanzar rollos de papel higiénico a los damnificados.

Trump, luego de aterrizar hacia las 11:45 hora local en la base aérea Luis Muñiz acompañado de la primera dama, saludó el buen trabajo de su gobierno en Puerto Rico, arrasado por huracanes, y minimizó el desastre en este territorio estadounidense del Caribe frente a la "catástrofe real" que supuso el huracán Katrina en Nueva Orleans.

"Cada muerte es un horror, pero si miramos una catástrofe real como Katrina y nos fijamos en los cientos y cientos de personas que murieron (en Nueva Orleans) y lo que pasó aquí con una tormenta que fue totalmente imponente…¿Cuántos muertos tienen ustedes?" inquirió, para contestarse: "Dieciséis contra miles".

En 2005, el huracán Katrina mató a más de 1.800 personas en el área de Nueva Orleans, en el estado de Luisiana. El 20 de septiembre pasado, el huracán María dejó 16 muertos en Puerto Rico.

Casi dos semanas después de que María azotara la isla, gran parte de los 3,4 millones de habitantes siguen sin acceder a electricidad y agua potable, y la comida y gasolina escasean en medio de enormes daños a la infraestructura.

Habitantes de Puerto Rico AFP

Trump también señaló que, aunque odiaba decirlo, la gestión de la crisis en Puerto Rico le había costado mucho dinero al país. "Gastamos un montón de dinero en Puerto Rico y eso está bien. Hemos salvado muchas vidas", señaló a su llegada a la isla para una visita de cinco horas.

El mandatario tiene previsto pasar unas cinco horas en la isla para ser informado de la marcha de las labores de reconstrucción de las infraestructuras y los servicios tras el paso hace dos semanas del huracán María, además de escuchar el testimonio de personas damnificadas por el ciclón, que dejó 16 muertos en la isla.

Los críticos del presidente afirman que la respuesta inicial al desastre provocado por María, luego del también devastador paso del huracán Irma, no fue lo suficientemente rápida o amplia.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo