Se acabó el Japón pacifista: Abe sale reforzado para desafiar a Kim

El primer ministro conservador japonés Shinzo Abe, gran vencedor de las legislativas del domingo, se comprometió este lunes a trabajar con Estados Unidos, China y Rusia para afrontar las amenazas norcoreanas con "una diplomacia fuerte y determinada". Esto le permitirá reformar la Constitución pacifista, y con ello, Japón podrá tener un ejército ofensivo y no solo defensivo, como hasta ahora.

Por Agencias

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, afirmó hoy que aprovechará el amplio respaldo electoral recibido para emprender "medidas contundentes" frente a la amenaza de Corea del Norte y para ultimar sus reformas económicas.

Estas son las  dos  grandes prioridades políticas para el tercer mandato consecutivo, – convirtiéndose en en primer ministro  más duradero de la historia japonesa de la posguerra- que encara un incombustible Abe, tras imponerse de forma rotunda la coalición gobernante encabezada por el líder conservador en los comicios anticipados celebrados el domingo en el país asiático.

"Hemos logrado un fuerte voto de confianza", destacó hoy el primer ministro en su primera rueda de prensa tras la jornada electoral, en la que también calificó de "histórica" la victoria de su formación al tratarse de "la primera vez en más de 50 años en que un partido ha recibido un apoyo tan continuado de los votantes".

Aunque el Partido Liberal Demócrata (PLD) perdió algunos escaños respecto a los comicios de 2014, la coalición que conforma junto al budista Komeito logró revalidar su mayoría de dos tercios en la Cámara Baja del Parlamento nipón.

-Reforma de la Constitución pacifista-

Con la mayoría conservada en ambas cámaras del Parlamento, Abe podría seguir adelante con su proyecto de revisar la Constitución pacifista, impuesta en 1947 por Estados Unidos tras la rendición de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial, cuyo artículo 9 establece la renuncia "para siempre" a la guerra, lo que es visto con fuerte reticencia por Pekín y Seúl.

Este respaldo popular legitima al Gobierno para poner en marcha "medidas contundentes frente a la amenaza norcoreana", dijo Abe, quien había justificado la convocatoria de estos comicios anticipados por la necesidad de reforzar al Ejecutivo ante los constantes desarrollos armamentísticos del país vecino.

En la misma línea, prometió una "fuerte diplomacia con resultados concretos" en los dos asuntos relacionados con Corea del Norte que más preocupan en Japón: los continuados ensayos de misiles balísticos y los secuestros de ciudadanos nipones que durante décadas llevó a cabo el régimen de Pyongyang.

Abe tratará ambos temas con el presidente estadounidense, Donald Trump, durante el viaje que éste realizará a Japón entre los próximos días 5 y 7 de noviembre, la misma semana en la que está previsto que el mandatario nipón vuelva a asumir el cargo de primer ministro y nombre su nuevo Gabinete.

"He hablado hoy con Trump y hemos acordado que cuando venga dedicaremos un tiempo significativo a tratar cómo hacer frente al desafío norcoreano", dijo Abe, quien ya ha mostrado su buena sintonía con el ocupante del Despacho Oval.

La visita de Trump condicionó incluso la fecha fijada por Abe para los comicios de forma que el líder nipón pudiera recibirle con su mandato recién renovado, apuntaron los medios nacionales, lo que da una idea de la importancia estratégica que tienen para Tokio las relaciones bilaterales.

El primer ministro añadió que departirá con "otros líderes del Este asiático para encontrar una solución al problema" y para "incrementar la presión sobre Corea del Norte", y en concreto, con los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y China, Xi Jinping.

-"Abenomics"-

En el apartado económico, Abe prometió medidas concretas para completar la aplicación de su estrategia conocida como "Abenomics", con el objetivo de "terminar de construir unos sólidos cimientos y un entorno favorable para el crecimiento de Japón".

Entre ellas mencionó cuantiosas inversiones en escuelas y guarderías públicas y reformas del mercado laboral y del sistema de pensiones, todo ello con vistas a paliar el envejecimiento demográfico y la baja tasa de natalidad del país, dos de los mayores desafíos para el futuro de la tercera economía mundial.

Las elecciones tuvieron lugar en el período de expansión económica más prolongado del país en once años y con la tasa de desempleo situada en el 2,8 por ciento, su mínimo desde 1994, unos resultados visibles de la gestión de Abe que han favorecido su reelección.

Su victoria también ha dado alas a la Bolsa de Tokio, que logró hoy su decimoquinta subida consecutiva y culminó la racha alcista más prolongada de la historia, iniciada hace tres semanas en parte por las buenas perspectivas electorales con las que partía el PLD.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo