Qué pasa en Alemania tras el fracaso de las negociaciones para formar gobierno

Pueden darse dos situaciones inéditas en la historia reciente de Alemania: que la canciller gobierne en minoría o que se tengan que volver a celebrar elecciones

Por Agencias
AFP
Qué pasa en Alemania tras el fracaso de las negociaciones para formar gobierno

El presidente alemán Frank-Walter Steinmeier exhortó el lunes a la clase política, tras el histórico fracaso de las negociaciones para formar gobierno, a retomar las conversaciones para evitar la convocatoria de unas legislativas anticipadas que debilitarían a Alemania y a Europa.

Angela Merkel, que sigue como canciller encargada de asuntos corrientes, hablará el lunes por la noche en las cadenas públicas ARD y ZDF.

El domingo por la noche, tras el fracaso de las negociaciones, la canciller había prometido "hacer todo lo posible para que el país esté bien dirigido en las difíciles próximas semanas"

El jefe de Estado, que entre sus escasas prerrogativas tiene la de iniciar un proceso que puede conducir a la disolución del parlamento, rehusó de momento hacerlo.

"Espero que todos (los partidos) estén disponibles para el diálogo y que sea posible, en un plazo razonable, la formación de un gobierno", dijo Steinmeier en una intervención televisada. Se refirió a "una crisis sin precedentes para la República federal alemana en casi 70 años de existencia".

En efecto, desde 1949, nunca había ocurrido que el país no tuviera mayoría para ser gobernado. La noche del domingo, tras un mes de negociaciones y dilaciones, los conservadores de Merkel (CDU-CSU), los liberales (FDP) y los ecologistas fracasaron en su intento de formar una coalición gubernamental.

"La incomprensión y la inquietud serían grandes en nuestro país, pero también en el extranjero, especialmente en nuestro vecindario europeo, si nuestras fuerzas políticas no demuestran responsabilidad", añadió el presidente Steinmeier

El llamado se dirige a los conservadores, liberales y ecologistas, pero también a los socialdemócratas del SPD, humillados en las pasadas elecciones de septiembre y que no quieren renovar su alianza con Merkel.

El jefe del SPD, Martin Schulz, reiteró este lunes que "no teme a unas nuevas elecciones".

– Futuro sombrío –

Si no hay acuerdo para gobernar, el presidente Steinmeier iniciará el procedimiento que conducirá a elecciones anticipadas. Ello puede durar meses, pues no hay marco legal que fije un calendario.

En lo que respecta a Merkel, nunca en 12 años de poder su futuro se augura tan sombrío: si logra formar gobierno, estará fragilizada; y en caso de elecciones anticipadas, es poco seguro que su familia política le renueve su confianza y la postule candidata.

La canciller, en el poder desde 2005, ganó las elecciones de septiembre pero con el peor resultado desde 1949 para su partido conservador, que ha perdido votos en favor de la extrema derecha (AfD), impulsada por un descontento creciente ante la llegada de más de un millón de refugiados en 2015-2016

Además, el rumbo centrista de Merkel es cada vez más criticado en su familia política conservadora.

El terremoto político es tal en un país acostumbrado a la negociación y al compromiso político, que la influyente revista Der Spiegel escribe en su página web que el país está confrontado a su "momento Brexit alemán, a su momento Trump".

"Es su fracaso. Ello demuestra que el método Merkel –un pragmatismo sin límite y una flexibilidad ideológica máxima– ha llegado a su fin" apunta el Spiegel.

Pero en caso de legislativas anticipadas, nada garantiza que el resultado sea diferente al de septiembre.

La emergencia de la AfD y su ingreso en la cámara de diputados ha conducido al país a una atomización del paisaje político, y dio una asamblea sin clara mayoría.

El Afd tiene un programa antiinmigrantes, antiislam y antiMerkel.

– Debate migratorio –

Este partido puede capitalizar el fracaso de la canciller, pues las negociaciones para formar gobierno fracasaron esencialmente sobre el tema migratorio y las consecuencias de la generosa política de asilo de Angela Merkel.

Los partidos no pudieron ponerse de acuerdo sobre un límite al número de solicitantes de asilo, ni sobre el tema del reagrupamiento familiar en Alemania para los refugiados. Conservadores y liberales querían frenar totalmente las llegadas de migrantes, pero los Verdes abogaban por una política más generosa.

En fin, la situación en Alemania es también una mala noticia para los socios europeos de Berlín, en especial Francia, cuyo presidente Emmanuel Macron presentó en septiembre propuestas para reactivar la Unión Europea y la zona euro.

La presidencia francesa exhortó este lunes a una Alemania "estable y fuerte" mientras que la Comisión europea expresó su "confianza" en la "estabilidad y la continuidad" en Berlín.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo