A 50 años del primer "hombre con corazón de mujer" en el mundo

El 3 de diciembre de 1967, el cirujano Christiaan Barnard realizó con éxito el primer trasplante de corazón en Sudáfrica.

Por AFP
A 50 años del primer "hombre con corazón de mujer" en el mundo

En la madrugada del 3 de diciembre de 1967, el cirujano Christiaan Barnard realizó con éxito el primer trasplante de corazón en Sudáfrica. La hazaña le valió el reconocimiento de sus pares pero también el odio de quienes le reprocharon actuar como si fuera Dios.

No habíamos imaginado ni un solo segundo que este logro fuera a generar tanta indignación pública", contó a la AFP Dene Friedmann

"No habíamos imaginado ni un solo segundo que este logro fuera a generar tanta indignación pública", contó a la AFP Dene Friedmann, en el mismo quirófano con azulejos de color verde agua donde hace 50 años asistió a la pionera operación.

La enfermera, hoy septuagenaria,recuerda que "el profesor Barnard recibió cartas muy críticas, cartas horribles que lo calificaban de 'carnicero"". "Buitre", "sádico", "anormal", eran algunos de los insultos que llegaban de todos los rincones del mundo.

"Por favor detenga estas operaciones. Un hombre nunca debería reemplazar un corazón humano, ya que el hombre no puede reemplazar a Dios", dijo en una carta un italiano.

En tanto, en una misiva llegada de Australia un hombre le anunciaba al doctor Barnard que había pedido a la policía de Ciudad del Cabo que lo arrestara "lo antes posible".

En el imaginario colectivo, el corazón no es un órgano como los demás y su carga simbólica es mucho mayor. "En aquella época había muchas cuestiones éticas que resolver", explicó la enfermera.

La comunidad científica celebró esta proeza técnica y también muchos ciudadanos de a pie que se sumaron a las felicitaciones. "Un logro más importante que la exploración espacial". "Se escucha este latido de corazón en el mundo entero", era otro de los comentarios.

"Pecho vacío"

En el primer piso del hospital de Groote Schuur en Ciudad del Cabo, durante una noche que ya anunciaba la llegada del verano austral, Louis Washkansky iba a recibir el corazón de una joven de 25 años.

En el quirófano, Dene Friedmann se inclinó sobre el paciente anestesiado. "Vi su pecho vacío, sin corazón (…) Fue aterrador", recordó.

En una sala anexa el doctor Barnard ordenó apagar el ventilador de la donante, Denise Darvall, que yacía con muerte cerebral tras un accidente de tráfico.  En 12 minutos, el corazón dejó de latir y fue llevado hasta donde se encontraba Washkansky, de 53 años.

Esperamos un tiempo -que me parecieron horas- hasta que comenzó a distenderse lentamente. Y de pronto, hubo una contracción del orificio de la aurícula, seguida rápidamente de los ventrículos (…) poco a poco, comenzó a latir", indicó el cirujano Christiaan Barnard

Para Barnard era muy importante que el corazón de Denise Darvall hubiera dejado de latir. "Era el primer trasplante de corazón y él no quería que uno pudiera reprocharle que hubiera tomado un corazón todavía con latidos", contó.

"Había mucho nerviosismo. Todos nos preguntábamos si el corazón iba a latir" una vez trasplantado, recordó la enfermera. El órgano fue colocado en el pecho abierto de Louis Washkansky. "El corazón permanecía inerte, sin signos de vida", contó Christiaan Barnard tras la operación.

"Esperamos un tiempo -que me parecieron horas- hasta que comenzó a distenderse lentamente. Y de pronto, hubo una contracción del orificio de la aurícula, seguida rápidamente de los ventrículos (…) poco a poco, comenzó a latir", señaló.

El cirujano sudafricano de 45 años ganó la carrera a los estadounidenses, que también estaban en proceso de lograr esta hazaña. Y en parte fue debido a que la definición jurídico-médica de la muerte es distinta en ambas orillas del Atlántico.

Un corazón blanco

En Sudáfrica, un paciente se considera muerto cuando dos médicos experimentados lo declaran como tal. En Estados Unidos, en cambio, el corazón debe dejar de latir de manera efectiva, lo que reduce las posibilidades de éxito de un trasplante.

Christiaan Barnard hubiera podido incluso realizar la operación unas semanas antes, ya que había donante mestizo compatible, pero esa operación era imposible en el contexto del apartheid.

Hubiera sido interpretado como un nuevo acto demoníaco del régimen sudafricano racista. Hubiera sido inconcebible "dar a un blanco el corazón de una persona de color. El primer donante tenía que ser un blanco", explicó Dene Friedmann.

Un rumor persistente hablaba de que un sudafricano negro, Hamilton Naki, participó en el primer trasplante, pero que fue privado por el gobierno del apartheid de cualquier reconocimiento.

Dene Friedmann aclaró los hechos. Ella trabajó con Hamilton Naki en muchos experimentos efectuados en perros, antes del primer trasplante en humanos.

"Él era muy talentoso, pero nunca operó a ningún paciente", dijo. Y entonces, "no tuvo la oportunidad", durante el apartheid, "de practicar la medicina", explicó.

Pero 18 días después de la primicia mundial, Louis Washkansky murió. La autopsia reveló que se trató un fallo pulmonar y no de su corazón. El paciente, con un sistema inmune debilitado, pereció a causa de una neumonía.

Entonces, el doctor Christiaan Barnard, apodado "el hombre con los dedos de oro", "bajó de su oficina en la facultad de medicina y lloró", recordó Dene Friedmann.

Su logro, sin embargo, lo hizo entrar en la Historia. La enfermera contó que el gobierno del apartheid, "encantado de tener, por fin, buenas noticias", incluso lo nombró "su embajador".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo