"Fui violada y obligada a abortar tres veces": Ex guerrillera cuenta su calvario en su paso por las Farc

Vanessa García fue ingresada a la guerrilla colombiana cuando tenía apenas 9 años. Hoy, a los 23, se animó a denunciar las atrocidades de las que fue víctima.

Por Agencias

 

Con tan solo nueve años, ingresó a las FARC; y hoy, con 23, se anima a denunciar que fue víctima de abusos sexuales por parte de altos mandos de la guerrilla colombiana. “El comandante me violó a los 11 años y me obligó a abortar tres veces”, narró Vanessa García en diálogo con el  diario colombiano El Tiempo.

Vanessa, alias Edna en la guerrilla, quedó tres veces embarazada y pese a que los dos primeros embarazos fueron producto de sendas violaciones, siempre quiso ser madre y nunca pudo. Su jefe le obligó a abortar.

Vanessa  relata cómo fueron esos duros años, cómo "El Paisa" empezó a abusar de ella cuando cumplió 11 años"Entonces me dijo que 'si no quiere por las buenas, quiere por las malas pero usted tiene que estar conmigo primero antes de estar con otro hombre'. Me dijo: 'Tu no has estado con otro hombre, ¿no es cierto?'. Me puse a llorar y a llorar y eso fue horrible. Y ahí pasó lo que tenía que pasar", relata.

Y sigue: "Todo empezó cuando quedé embarazada, que ya me llevaban por el campamento. Yo lo enfrenté y le pedí que me dejara tener un hijo, que lo quería tener'Tu sabes que a las FARC no viniste a parir hijos, tu sabes los reglamentos. Si no los conoces estúdialos', me dijo. Me puse a llorar, le supliqué, le dije que yo lo quería tener, que por favor entendiera que yo quería ser mamá".

Durante seis meses conservó el feto de su hijo en un frasco con alcohol. Lo mantuvo escondido y le gustaba conversar con él por las noches. "Cuando estaba sola lo miraba, le decía lo triste y lo mal que me sentía por haberle perdido, le decía muchas cosas, qué sería si ya hubiera nacido. Mi ilusión era tenerlo y no me dejaron, y así muerto lo quería tener. Ellos nunca se dieron cuenta. Solamente lo veía yo", recordó Vanessa.

Hace dos, ante de la firma del proceso de paz, decidió jugarse la vida y escapar de lustros de tormentos. Este mes dio un paso tan arriesgado como el anterior: se incorporó a la recién creada Corporación Rosa Blanca (@CorpoRosaBlanca), que agrupa a ex guerrilleras víctimas de abusos sexuales y abortos forzados, decidida a denunciar a un poderoso comandante de las Farc que cometió tales atrocidades.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo