El independentismo catalán se impone con mayoría absoluta en el Congreso

Sin embargo, Ciudadanos, partido por la unidad de España, se llevó 36 escaños en el Parlamento con la mayoría de votos

Por Agencias

Los catalanes votaron masivamente ayer para decidir el futuro de la región, que sumió a España en su peor crisis política en 40 años.

Ciudadanos, partidario de la unidad de España, se llevó 36 escaños en el Parlamento con la mayoría de votos. No obstante, esto no es suficiente para gobernar, ya que los independentistas mantienen una mayoría absoluta de escaños en la cámara catalana, pero si es un gran golpe simbólico.

Entre los independentistas, la lista Junts per Catalunya, encabezada por el presidente cesado Carles Puigdemont, autoexiliado en Bruselas, sería la segunda en votos, con 34 escaños.

Le sigue Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido dirigido por el encarcelado ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras, con 32.

Junto con el partido anticapitalista CUP (4 asientos), los secesionistas tendrían así 70 escaños en la cámara, es decir, mayoría absoluta.

Los partidarios de la unidad de España no consiguen los 68 escaños necesarios para controlar la cámara, ya que a los 36 de Ciudadanos se añaden apenas los cuatro del conservador Partido Popular del presidente español, Mariano Rajoy, (que pierde 7 asientos respecto a los últimos comicios, en 2015) y los 17 de los socialistas (dos más que en 2015).

Por su lado, la coalición izquierdista Cataluña en Común, que no se posiciona en ninguno de los dos bloques, obtendría ocho escaños.

Participación histórica

Más de 5 millones de catalanes estaban llamados a votar en estos comicios celebrados en una jornada laborable, algo del todo inusual en España. Pese a ello, la participación era más alta que en 2015, cuando ésta ya batió récords.

Los colegios electorales cerraron a las 20:00 hora local (15:00 hora de Chile). En una cifra récord histórica la participación superó el 80% de los electores, según datos oficiales, hace dos años lo habían hecho algo más del 74%. Se estima que la participación fue clave.

Muchos votantes tenían muy presente lo ocurrido durante el referéndum de independencia del 1 de octubre prohibido por la justicia española.

En el extremo opuesto, los votantes unionistas se movilizaban para acabar con un proceso independentista que, esgrimen, ha hecho huir a más de tres mil empresas de la región y ha complicado las relaciones sociales.

Las elecciones fueron convocadas excepcionalmente por el gobierno español de Mariano Rajoy después de intervenir la autonomía regional y destituir el ejecutivo regional del independentista Puigdemont.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo