Aumentan a 20 los muertos tras sexta jornada de protestas en Irán: niño de 11 años es una de las víctimas

Las manifestaciones comenzaron el pasado jueves en Mashhad por la debilidad de la economía iraní y el aumento del precio de la comida y se han expandido a varias ciudades.

Por AP

Nueve personas fallecieron en Irán durante la noche en enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, informó la televisión estatal de la República Islámica el martes. Algunos de los muertos intentaron asaltar una comisaría para robar armas.

Las protestas, las más multitudinarias en Irán desde la disputada elección presidencial de 2009, cumplieron su sexta jornada de disturbios en todo el país y se cobraron la vida de al menos 20 personas.

Las manifestaciones comenzaron el pasado jueves en Mashhad por la debilidad de la economía iraní y el aumento del precio de la comida y se han expandido a varias ciudades, donde algunos asistentes corearon consignas contra el presidente y el ayatolá Ali Jamenei, el líder supremo del país. Cientos de personas han sido arrestadas y un destacado juez advirtió el martes que algunas podrían enfrentar juicios por pena de muerte.

Seis activistas murieron durante un ataque a una comisaría de policía en la localidad de Qahdarijan, dijo la televisora estatal, que explicó que los enfrentamientos fueron provocados por manifestantes que intentaron robar armas del edificio.

Además, un niño de 11 años y un hombre de 20 perdieron la vida en Khomeinishahr, mientras que un miembro de la Guarda Revolucionaria fue abatido en Najafabad, agregó la cadena. Según la cadena, todos ellos presentaban disparos de rifles de caza, un arma muy común en el campo iraní.

Estas localidades están en la provincia de Isfahan, en el centro de Irán y a unos 350 kilómetros (215 millas) al sur de la capital, Teherán.

No estuvo claro de inmediato si el miembro de la Guardia Revolucionaria era la misma víctima reportada a última hora del lunes por la agencia de noticias semioficial Mehr. De acuerdo con su información, un asaltante armado con un rifle de caza mató a un policía e hirió a otros tres en Najafabad. La del lunes fue la primera víctima entre las fuerzas de seguridad iraníes.

El presidente, Hasán Ruhani, reconoció el malestar público sobre la alicaída economía de la República Islámica, aunque él y otros advirtieron que el gobierno no durará en reprimir a quienes considere que incumplen las leyes. Hasta el momento, ninguna de las manifestaciones recibió autorización previa del Ministerio de Interior, lo que las convierte en ilegales a ojos de la justicia iraní.

Solo en Teherán, las autoridades detuvieron a 450 inconformes en los últimos tres días, explicó el martes la agencia de noticias semioficial ILNA. Las fuerzas de seguridad arrestaron a 200 manifestantes el sábado, 150 el domingo y a otros 100 el lunes, dijo ILNA citando a Ali Asghar Nasserbakht, vicegobernador de seguridad de Teherán. Las autoridades no han revelado el número de detenidos en todo el país.

El máximo responsable de la Corte Revolucionaria de Teherán también habría advertido el martes que los detenidos podrían enfrentarse a cargos de pena de muerte cuando sean juzgado.

“Obviamente uno de sus cargos puede ser ‘moharebeh’”, o librar una guerra contra Dios, dijo Mousa Ghazanfarabadi en declaraciones publicadas por la agencia de noticias semioficial Tasnim. Este cargo acarrea una pena de muerte en la República Islámica.

Ghazanfarabadi dijo además que algunos de los disconformes serán juzgados pronto por actuar contra la seguridad nacional y dañar propiedades públicas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo