¿Por qué la salud mental de Trump está hoy en tela de juicio?

Un colapso por estrés es una de las teorías que se manejan luego de que se revelara que un grupo de congresistas se reunieran con una psicóloga que analizó al mandatario a distancia.

Por Francisca Herrera

En medio del escándalo por la publicación del Libro del periodista Michael Wolff, “Fire and Fury: Inside the Trump White House” (Fuego y furia: la Casa Blanca de Trump por dentro), un grupo de congresistas se reunieron con una psiquiatra para consultarle sobre la salud mental del presidente de Estados Unidos, Donald Trump (71).

La docena de parlamentarios, entre ellos un republicano, se reunió con el especialista Bandy X. Lee, quien lo ha estudiado desde la distancia, el 5 y 6 de diciembre para dilucidar si Trump está capacitado mental y emocionalmente para continuar con su cargo, de acuerdo el Portal Político de CNN.

Diagnóstico

¿El diagnostico? "Creemos que la avalancha de tuits es una señal de que se está desmoronando bajo estrés. Trump va a empeorar y se volverá incontenible con las presiones de a presidencia, explicó Lee.

La serie de mensajes que el mandatario envía a través de la red social del pajarito y el contenido es un tema que ha llamado la atención desde el día uno.

No obstante, el infantil mensaje que envió a Kim Jong-un el martes 2 de enero, donde presumía que su botón nuclear es "mucho más grande y poderoso",  desató las alarmas incluso al interior de su partido.

A esto se suman las revelaciones de Wolff, donde entre otras cosas, aseguró durante la promoción de su libro que el magnate repite frases para sí mismo a menudo. Lo que se posiciona como un signo de demencia que afecta a personas mayores de 60 años.

También se habla de que el mandatario puede tener síntomas que apuntarían al Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP), de acuerdo con BBC Mundo.

No obstante, cabe recordar que se tratan de especulaciones, ya que ningún médico que trate a Donald Trump ha realizado alguna declaración respecto a la  la condición mental del magnate.

Destitución

Este diagnostico y el perfil que Trump ha cultivado de cara al mundo trae a la mesa la discusión respecto a aplicar la enmienda 25 de la Cosntitución estadounidense, que posibilita la destitución del Jefe de Estado.

El artículo constitucional, que nunca ha sido utilizado en EEUU, puede ser aplicado si el vicepresidente y una mayoría del gabinete lo consideran "incapaz de ejercer el poder y deberes" tanto física como mentalmente.

Sin embrago, para poder destituir a Trump por este medio, se es necesario una serie de pruebas y evidencias, además, de una "rebelión" del gabinete.

La portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders calificó días atrás estas conjeturas de "vergonzosas y risibles".

"Si él no fuera apto, probablemente no estaría sentado ahí y no habría derrotado al grupo más calificado de candidatos que el Partido Republicano haya visto", agregó, asegurando que su jefe es "un líder increíblemente fuerte y bueno".

A principios de diciembre, la Cámara de Representantes votó abrumadoramente a favor de aniquilar una resolución presentada por un demócrata liberal para tratar de impugnar a Trump. El representante Al Green, demócrata por Texas, alegaba que Trump había asociado su presidencia con causas arraigadas en el fanatismo y el racismo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo