Vuelco en el caso Nahir Galarza: nuevos testimonios dan cuenta de la violencia que habría sufrido la joven por parte de su difunto novio

La masajista de Nahir aseguró haber sido testigo de moretones y rasguños, pero que la propia madre de la joven le dijo que no podían hacer nada al respecto.

Por Dannae Arias

La defensa de Nahir Galarza continúa en el intento de limpiar su imagen. La joven argentina que mató a su pareja el pasado 29 de diciembre, permanece detenida desde el 2 de enero en la comisaría de la Mujer en Gualeguaychú a la espera del juicio.

Esta vez prestó declaración la masajista de la joven, quien aseguró que la acusada sí tenía golpes y rasguños en su cuerpo.

Según su testimonio, las veces que atendió a Nahir pudo ver los golpes que la joven escondía. Junto a eso, aseguró que siempre tenía rasguños y moretones que la delataban.

"Ella me contaba que la persona que salió con ella, un chico llamado Fernando, la molestaba, la llamaba, a veces la esperaba a la salida de su casa o de los boliches… y una vez recuerdo que vino toda rasguñada a la sesión y después, en otra sesión, le vi moretones en los brazos… otra vez en la parte baja de la espalda tenía un golpe como del grande de la boca de un vaso", habría declarado la mujer, según afirma el diario ElDía de Gualeguaychú.

La especialista afirmó que Galarza solo le contaba sobre los maltratos cuando quería, y que no le preguntaba si la muchacha no los mencionaba.

Además, fue clara al afirmar que siempre aparecía con nuevas marcas y que el 21 de diciembre, ocho días antes del homicidio, le mostró los rasguños a la madre de la chica, quien le dijo estar enterada, pero que no podía hacer nada al respecto.

"Delante de Nahir no le dije nada, sólo le indiqué con unas señas y ella (su madre) me asintió con la cabeza, como diciéndome ´sí, las vi´, pero luego cuando Yamina pasó sola a la sesión le dije: ´¿Le viste las marcas que tiene? ¿De qué es eso?´ y me contestó: ´sí, las vi, pero no puedo hacer nada, ella no me lo permite, me dice que no me meta´", afirmó.

Cuando se le consultó a la masajista si realmente cree que las marcas fueron realizadas por Pastorizzo, respondió que sí, y que fue testigo del hostigamiento telefónico por parte del difunto, a lo que Nahir le decía “me sigue jodiendo, me tiene podrida”, recordó la mujer de unos 38 años.

Cabe recordar que al momento de la detención, el médico forense que examinó a Nahir afirmó que sus heridas no fueron hechas por golpes, si no por fricción, por lo que no eran suficiente prueba para comprobar maltratos por parte de Pastorizzo. 

Cinco testigos anónimos

Además de la masajista, la defensa presentó cinco testimonios anónimos que habrían asegurado por escrito ser testigos de la violencia de parte por Fernando a Nahir, pese a que nunca los denunciaron.

Uno de ellos decía "El 25 de diciembre Fernando la llamaba por teléfono a Nahir, desde mi ventana, y escuchaba como le decía 'dale, vení, abrime, dale, bajá bajá'. Como que se lo ordenaba. Me asomé por la ventana y lo vi a él (…) Después escuché que Nahir bajó, y el la cazó del cogote y la empujó para adentro y ahí no vi más nada".

Sergio Rondoni, el fiscal a cargo del caso, aseguró para medios locales que “esto no representa ningún giro en la causa”, pues aun queda el contrainterrogatorio.

Hasta el momento solo hay un testimonio al que se le realizó un contrainterrogatorio. La mujer que testificó en esa oportunidad, declaró haber visto a Pastorizzo maltratando a Galarza y que además, el joven tenía un bulto en su ropa que podía ser el arma. Durante su interrogatorio surgieron falencias en el relato, por lo que la familia de Fernando inició una causa por falso testimonio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo