Cuáles son los efectos del cierre temporal del Gobierno de EEUU

La falta de acuerdo presupuestario entre republicanos y demócratas ha empujado a Estados Unidos al primer cierre parcial del Gobierno desde el 2013. A pesar de las negociaciones, el fenómeno que continuará hasta que el Congreso apruebe nuevos fondos.

Por Agencias

El aniversario de la investidura de Donald Trump se ha visto manchado por el cierre temporal de la mayoría de las instituciones gubernamentales en EEUU. Su Administración no dispone de fondos ya que el Congreso no llegó a tiempo para cerrar un acuerdo sobre el presupuesto federal.

No obstante, cabe destacar que este lunes los parlamentarios se acercaron a las negociaciones, pero sin lograr aún poder destrabar los fondos en conflicto.

-Qué implica el cierre del Gobierno-

Desde el primer minuto del sábado, muchas agencias federales dejaron de operar, excepto los servicios esenciales, y miles de empleados federales civiles recibieron licencia para ausentarse forzosamente de sus puestos de trabajo.

La mayor parte del personal de los departamentos de Vivienda, Medio Ambiente, Educación y Comercio se quedarán en casa.

Y aproximadamente la mitad de los trabajadores del Tesoro, Salud, Defensa y Transporte tampoco irán a trabajar este lunes.

En el último cierre temporal, en 2013 durante el gobierno de Obama, —y que duró 16 días—, se estima que unos 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales dejaron sus puestos y se cerraron decenas de oficinas gubernamentales.

En cuanto a la Casa Blanca, por ejemplo, 1.056 trabajadores de la Oficina Ejecutiva del Presidente tendrán licencia, mientras que 659, considerados esenciales, continuarán su trabajo normalmente, según su plan de contingencia.

El secretario de Defensa, Jim Mattis dijo que por encima del 50% de su departamento no irá a trabajar y algunas operaciones de mantenimiento, entrenamiento e inteligencia tendrían que detenerse temporalmente.

Los empleados considerados esenciales, como los de los servicios de emergencias, seguirán trabajando de manera regular, pero no cobrarán hasta que se apruebe el nuevo presupuesto.

-Cierre de instituciones y oficinas federales-

Los parques nacionales y los monumentos también podrían ser cerrados. Es tradicionalmente una de las áreas afectadas cuando hay un cierre de gobierno.

Tradicionalmente estas son las áreas más afectadas por la parálisis.  En 2013, el cierre de los parques nacionales provocó una airada reacción pública. Por eso, antes de la votación, se reportó que la administración de Trump estaba desarrollando planes de contingencia para mantenerlos abiertos si no se alcanzaba un acuerdo.

Otra de las áreas que puede sufrir retrasos es la de gestión de visas y pasaportes.

-Pérdidas económicas-

El cierre del Gobierno federal tiene implicaciones directas en la economía del país. Según cálculos de la directora economista para EEUU de la agencia de medición de riesgos Standard & Poor's, Beth Ann Bovino, el coste del cierre se calcula en unos 6 millones de dólares por semana. Esto es equivalente al 0,2% del crecimiento del PIB del país en el mismo período de tiempo.

Esta no es la primera vez que el gobierno cierra. De hecho, es algo que ha pasado varias veces. Antes del más reciente, en 2013, hubo un cierre durante 18 días en 1978, y dos bajo el gobierno de Bill Clinton, en 1995 y 1996.Pero esta es la primera vez que la falta de acuerdo presupuestario se produce cuando un mismo partido —en este caso el Republicano— controla tanto las dos Cámaras del Congreso como la Casa Blanca.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo