Trump asegura que tiene ganas de ser interrogado por al trama rusa

El fiscal especial Robert Mueller ha estado pidiendo una entrevista con el presidente de EEUU en el marco de la invetigación

Por Francisca Herrera

El presidente estadounidense Donald Trump asegura que “espera” ser interrogado bajo juramento en la investigación del fiscal especial de la influencia de Rusia en las elecciones y la posible obstrucción de Trump a la justicia cuando despidió al director del FBI.

El presidente dijo que estaría dispuesto a responder a preguntas bajo juramento en la entrevista que el fiscal especial Robert Mueller ha estado pidiendo, pero que funcionarios de la Casa Blanca no han confirmado si el presidente concederá.

"Tengo ganas de hacerlo, de hecho”, dijo Trump el miércoles por la noche cuando reporteros le preguntaron en la Casa Blanca. Sobre cuándo sucedería, dijo: “Pienso que están hablando de dos o tres semanas, pero me gustaría hacerlo”.

Como ya lo ha hecho previamente, el mandatario aseguró que “no hay ninguna colusión” con los rusos y añadió: “No hay ninguna obstrucción”.

A la pregunta de si pensaba si Mueller sería justo, Trump respondió: “ya veremos”. Reiteró seguidamente que “no hay colusión”.

Investigación

Se desconoce el alcance de la investigación de Mueller, que incluye más de un millón de páginas de documentos y decenas de entrevistas con testigos. Y no ha habido indicios de que los agentes no siguen investigando los vínculos entre la campaña y un esfuerzo ruso para influir en las elecciones del 2016.

Pero ahora que el equipo del fiscal especial  ha concluido sus entrevistas con funcionarios y ex funcionarios del equipo de Trump, y expresaron interés en hablar con el presidente, el foco parece centrado en la Casa Blanca después de la juramentación al cargo de mandatario.

Eso incluye al despedido director del FBI James Comey y discusiones que precedieron el despido del asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Michael Flynn.

El momento y las circunstancias de la entrevista de Trump no han sido decididos. Pero muy pronto probablemente será el propio presidente quien tendrá que explicar a Mueller cómo sus acciones no representan obstrucción de la justicia.

Y esa conversación será dominada por preguntas relacionadas con si el presidente dio pasos para bloquear una investigación del FBI.

En un posible indicio de su defensa, Trump indicó que él no obstruyó, simplemente reaccionó a una acusación falsa.

Hasta ahora, las entrevistas con testigos y los pedidos de documentos por el fiscal especial dejan claro que Mueller tiene un claro interés en el despido de Comey el 9 de mayo y el contenido de las conversaciones privadas de él con el presidente, además de los despidos meses antes de Flynn y las semanas que llevaron al mismo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo