Estos son los dos candidatos que compiten por ser presidentes en la UC

Por Flor Guzmán

La madrugada de este jueves 23 de octubre se supo que en las elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) programadas para este martes 21 y miércoles 22 de octubre habría segunda vuelta. Quienes lograron pasar a dicha instancia fueron la Lista 1A del gremialismo con el 31,6% de los votos, seguida del NAU (Nueva Acción Universitaria) con el 22,5%. Es precisamente este último movimiento -que nació el 2008- el que está al mando de la FEUC desde el 2009 con Miguel Crispi, Joaquín Walker, Giorgio Jackson, Noam Titelman, Diego Vela y la actual presidenta Naschla Aburman.

De este modo, serán Ricardo Sande (22, gremialismo) y Alberto Millán (NAU) los que se enfrentarán el 5 y 6 de noviembre por convertirse en el presidente de la FEUC 2015 en un año en el que ambos coinciden que será clave.

“Lo que nos distingue fundamentalmente es que somos una nueva voz y un nuevo actor en la política nacional. Desde 2011 se ha visto una discusión de varias reformas en varios temas y se ha visto bastante encerrada en ciertas políticas ideológicas bastante acotadas. Ha habido una monopolización de la discusión en ciertos sectores de izquierda y ha habido una cierta complicidad en las ideas entre la Feuc, la Confech y ha habido monopolización de la discusión en los sectores de izql Gobierno”, aseguró Sante, quien es estudiante de Derecho.

En tanto, desde el NAU descartan esa supuesta complicidad, aseguran que no existe ninguna relación formal con el Gobierno y llaman a recordar que la Confech es un organismo democrático y que han sido los mismos estudiantes quienes han elegido a sus representantes. “Lo más importante es que hay dos visiones de sociedad y dos visiones de universidad completamente distintas respecto a todos los temas, como la reforma educacional, el gobierno universitario, etc. Algo que será clave el 2015, el año de la reforma a la educación superior (…) Una de las cosas que se juega en esta elección es si queremos una reforma que defienda la libertad de los sostenedores para poder negocios en vez de colegios y la libertad de algunos padres de elegir lo que otros no pueden elegir o, lo que es nuestra propuesta, una educación más inclusiva, igualitaria, donde todos tenemos igualdad de oportunidades de desarrollarnos”, dijo Alberto Millán, estudiante de Periodismo.

Precisamente en materia de reforma educacional Sande reconoce que es necesaria una, pero están en contra de la que está llevando a cabo el Gobierno. “Esta reforma va en la línea contraria de muchas cosas en las que creemos firmemente, como el derecho que tienen los padres de elegir los colegios de sus hijos, como el derecho que tienen las personas de juntarse e iniciar proyectos educativos distintos al del Estado. Vemos como hay una reforma que es superficial que maquilla la realidad de muchos niños que hoy tienen acceso a educación de calidad”, dijo el dirigente del gremialismo, quien al ser consultado respecto a las similitudes de su discurso con el de la Alianza y principalmente la UDI -partido que viene del gremialismo- fue enfático: “Nosostros estamos desde hace 47 años y nuestras ideas han sido siempre las de hace 47 años. Yo no sé si hablo desde una coalición política y no hablo desde un partido político, yo hablo finalmente desde nuestros principios, desde lo que vemos desde la universidad, y si es que hay coincidencias, bueno, que bueno que haya sectores políticos que piensan similar a nosotros, pero nuestra postura no se desprende de la de ningún partido político ni coalición, s no que es una postura formada autónomamente por los estudiantes que participan con nosotros”.

Desde el NAU, en tanto, aseguran que la reforma educacional del Gobierno no estuvo bien en cuanto al orden de prioridades, pero sí están de acuerdo con eliminar el lucro, el copago y la selección. “Definitivamente hay que eliminar el copago, porque cuando hay lo que tenemos es que van a cierto establecimiento subvencionado los que pueden pagar $10.000 y entonces comparten sólo con los que pueden pagar ese mismo monto y así sucesivamente. (…) El lucro es un incentivo que va en contra de la calidad”, dijo Millán.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo