Juan Manuel Zolezzi por presupuesto 2015: "No es posible implementar ningún grado de gratuidad en las universidades"

Por Flor Guzmán

Juan Manuel Zolezzi fue reelegido este año como rector de la Universidad de Santiago de Chile. Desde su cargo en dicha casa de estudios y además como vicepresidente y vocero del Consejo de Rectores de las Universidades de Chile (Cruch) ha sido crítico del sistema educacional chileno. Asegura que es necesario terminar con la selección pues es la “mayor causa de segregación”, algo que, según él, “tampoco permite emparejar la cancha en la educación superior”. Nos contó sobre cómo se podría avanzar en la gratuidad en las universidades chilenas, promesa del actual Gobierno de Michelle Bachelet, y cómo irá cambiando la admisión en el sistema.

¿Cómo ve avanzar hacia la gratuidad en las universidades?
Yo dije desde el primer día en que me entrevisté con el ministro Eyzaguirre que la gratuidad tenía que partir con las universidades estatales. Sigo insistiendo: la gratuidad tiene que empezar por las universidades estatales, los colegios municipales y las salas cunas. Esto porque es un ámbito más acotado y controlable en términos de recursos puestos versus resultados y porque ahí se agrupa un cierto grado de vulnerabilidad. Debo decir en primer lugar que en este presupuesto de la nación no ha habido ninguna ley que nos oriente hacia la gratuidad. Segundo, como en este presupuesto para el 2015 no hubo ninguna apuesta del ejecutivo sobre gratuidad no es posible implementar ningún grado de gratuidad en las instituciones de educación superior, especialmente en las estatales, porque no es que vivamos al 3 y al 4, vivimos justito.

Pero, ¿se  ve algún cambio financieramente hablando?
Si hoy tenemos que hacer un presupuesto para la universidad lo estamos haciendo en las mismas condiciones que si hubiera sido cualquier año atrás. No hay ningún cambio. Por lo tanto, ¿qué le reclamo yo al gobierno? Que no ha hecho un esfuerzo por implementar la gratuidad en algún sector. Lo que se nos ha explicado hasta el momento como la idea del proyecto es que la gratuidad va a tener tres subcategorías: universidades y CFT estatales que van a tener financiamiento para docencia, investigación y vinculación con el medio; las universidades privadas que voluntariamente quieran pasar a la gratuidad que van a tener financiamiento para docencia e investigación, pero no para vinculación, o sea, no se les dará el presupuesto para la orquesta; y, finalmente, las privadas que no tendrán ningún financiamiento estatal.

¿Cuánto tendría que aumentar el presupuesto que el Estado para poder avanzar hacia la gratuidad?
Es una muy buena pregunta, pero ni siquiera eso nos han preguntado. ¡No nos han preguntado nada! ¿Qué es lo que uno desearía? Que conversaran con nosotros y nos preguntaran cuánta plata recibe usted de los estudiantes. Entonces que nos dijeran: “Esa plata se la vamos a pasar a ustedes para que no le cobren ni un peso a los estudiantes”. Nosotros rápidamente podemos saber cuánta plata pagan los estudiantes. Entonces nos van a decir que los aranceles son muy altos. Bueno, ese problema lo van a tener otras universidades que efectivamente tienen aranceles altísimos. Nosotros tenemos Medicina a $4.000.000, la más barata del país para esa carrera, mientras que hay universidades que cobran $8.000.000. Entonces, ¿cómo le van a dar gratuidad a ellos? No es justo. ¿Qué hacen ellos con la plata? Yo no me pronuncio, pero a nosotros nos podrían mirar como ejemplo de una universidad que hace un buen nivel de investigación, que está acreditada por 6 años en todas las áreas, lo que cobramos es lo mínimo que se puede cobrar para mantener el nivel de desempeño.

¿El próximo año entra o no el ranking puro?
No necesariamente. Es una decisión que va a tomar el Consejo de Rectores en enero. Ahí se van a presentar las situaciones. Desde mi punto de vista, creo que el ranking puro es lo más inocente que hay, pero con toda la resistencia que ha habido si colocamos el ranking puro probablemente el próximo año va a ser muy duro.

¿Hay gente que se va a resistir entonces?
No sólo gente que se va a resistir. Lo que pasa es que hoy nosotros no hemos castigado a los alumnos que están bajo el promedio del colegio colocándoles un puntaje inferior a las Notas de Enseñanza Media (NEM). Les hemos mantenido el mismo puntaje ranking que el puntaje de las NEM. Pero si aplicamos ranking puro un alumno que tiene 5,2, por ejemplo, pero es el último del colegio va a ser castigado y va a tener 150 puntos y no va a conservar el mismo puntaje NEM de ahora, que probablemente sean 500 puntos o poco más. Ese cambio es muy complejo a pesar de que es la manera correcta de hacer las cosas, porque eso permitiría distinguir mejor quién es quién, los buenos alumnos de los malos alumnos, porque los buenos alumnos tienen esa características que hacen que sea seguro que les vaya bien: leen más, consultan más a la biblioteca, tienen hábitos de estudio, tienen más pasión por el estudio y les interesa superar su condición (cuando son vulnerables).

¿Y las notas no van a cambiar?

La escala del NEM la tenemos que adaptar de acuerdo al informe Pearson para llegar a ser una prueba de estándar internacional como lo que queremos nosotros y para lo cual estamos trabajando. Tenemos que adaptar la escala de notas a cómo éstas han se han transformado. Las notas se han ido amontonando arriba en torno al 7 y la escala no se ha adecuado desde hace 4 ó 5 años. Esa escala de notas en algún momento va a significar un cambio porque hay que normalizarlas. Esa nueva escala de notas va a tener diferencias con la actual y esa diferencia lo más probable es que sea de 10, 20 ó 30 puntos hacia abajo. Hay que también instruir la capacitación un par de años. Decir, por ejemplo : “Les avisamos hoy en primer año que ustedes van a hacer tal cosa o bien lo aplicamos el próximo año, pero con un 10% del valor que hay que corregir y después vamos paso a paso en 10 años”.

¿La idea es que con el tiempo la ponderación de la PSU baje y se le dé paso a estos cambios con más fuerza?
La ponderación es lo único que el consejo de rectores no puede fijar. Salvo cuando dijo 10% mínimo ranking porque quería introducirlo. Pero hoy no hay nada que esté escrito, excepto el compromiso verbal de que la PSU no sea menor a un 50%. Pero podría haber una universidad que esté interesada en sólo el raking. Creo que van a haber cambios en el tema de si se usa más la prueba. Es necesario de todas maneras que los postulantes muestren qué saben de los contenidos, porque es lo que las universidades desean saber para saber si efectivamente están recibiendo estudiantes que van a poder terminar. Si lo que interesa es recibir estudiantes que se tenga la seguridad, ojalá plena, de que van a terminar su carrera. Si eso es así ese sería el mejor sistema de selección. Para que eso ocurra tiene que estar nivelado el sistema de educación general, o sea, da lo mismo que un alumno de un colegio particular pagado o municipal dé la PSU, deberían obtener puntajes relativos, no 350 puntos de diferencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo