¿Cuáles son los principales errores al momento de estudiar?

Pensando en aquellos jóvenes que acaban de dejar el colegio y que se aproximan a ingresar a la educación superior, una psicóloga y una psicopedagoga, resaltan los principales errores a la hora de estudiar

Por andrea urrejola

Nadie dice que es fácil pasar del colegio a la educación superior. Al contrario, impone un desafío mayor y soslayar varios de los errores que se suelen cometer en la enseñanza media, sobre todo cuando no se cuentan con hábitos de estudio.

La psicóloga y directora del Centro de Salud del Niño y Adolescente (Cesana), Isabel Jara, reconoce que la educación superior “es un sistema absolutamente distinto, no es escolarizado como el colegio; el apoderado no está encima del alumno (por ejemplo, la universidad no le envía comunicaciones por las malas notas o por mala asistencia), tienen más espacios libres entre asignaturas; por lo tanto, los estudiantes deben ser muy disciplinados, autoconducir sus horarios, y hacer una autorregulación súper importante”.

Dentro de los errores que suelen cometer los alumnos en esta nueva etapa, es pensar que a veces no es importante asistir a clases; estudiar sólo cuando hay pruebas y exámenes y hacerlo a última hora; intentar memorizar todos los contenidos; no realizar lecturas reflexivas; no programarse, planificar ni organizarse bien; estudiar siempre solos; no saber hacer resúmenes, etc.

“En la educación superior, los jóvenes debieran aprovechar de estudiar entremedio de los horarios abiertos y medir los carretes (alejarse de esas distracciones, restringirlas). Además, debieran estudiar todos los días dos horas diarias como mínimo y no el día antes de una prueba, porque eso es casi imposible con la cantidad de materia que les pasan; necesitan también formar un buen grupo de estudio, pesquisar a los alumnos responsables, puntuales, concretos en ese objetivo y que a la hora de reunirse a estudiar no divaguen en otras cosas (porque estarían perdiendo tiempo); no deben memorizar, sino que activar otras áreas de su pensamiento: la reflexión, el poder discriminar lo relevante de lo que no lo es tanto, sintetizar y hacer buenos resúmenes”, aconseja la experta del Cesana.

Para Isabel Jara, los jóvenes universitarios deben “instalar buenas rutinas de trabajo, que después se conviertan en hábitos. La primera de ellas es incorporar el horario, programar muy bien el tiempo de estudio, para lo cual necesitan una programación muy activa y controlada, ojalá con Carta Gantt, y en segundo lugar, cumplir ese programa trazado”.

Por su parte, la psicopedagoga Daniela Puelma Styles, afirma que “un factor importante para el éxito académico en la educación superior, no sólo es la capacidad de estudiar que tenga el joven, sino saber organizar los tiempos para el desarrollo de las distintas actividades y tareas que debe ir desempeñando cada día”.  

Al respecto indica que “todos los aspectos de la vida son importantes en una persona, la recreación es tan necesaria como el ocio, las horas de sueño y la vida familiar. Pero para poder ‘estar en todo’ no sólo debe saber organizarse, también debe conocer sus conductas procrastinadoras y así poner atajo a las mismas”.

Procrastinar es la falta de motivación hacia la tarea que se está haciendo o se debe realizar, lo que lleva a la persona a dejarla de lado para efectuar algo que le resulte más placentero. “Procrastinar no tiene nada de malo, todo el que se enfrenta a una tarea tediosa la sufre en mayor o menor medida, el problema es cuando la procrastinación es tan importante que tus tareas se alargan indefinidamente”. Por ejemplo, si estudias con tu celular en modo “on”, lo más probable es que te tientes en revisar a cada rato las redes sociales, lo que sería una conducta procrastinadora.

¿Cuál es tu mejor forma de aprendizaje?

Según explica la psicopedagoga “no basta con apasionarnos con la materia de estudio. Conocer nuestra forma de aprendizaje y reconocer el estilo que nos caracteriza para aprender mejor, es importante para consolidar nuestra formación profesional. Así, las estrategias propias para aprender son fundamentales para alcanzar el éxito en este proyecto educativo”. 

Cada estudiante posee diversos estilos y formas de aprendizajes relacionados con sus motivaciones, capacidades, habilidades y destrezas cognitivas. Lo bueno es que en internet encuentras test gratuitos para conocer tu forma particular de aprender. Los sitios sugeridos por Daniela Puelma son: www.estilosdeaprendizaje.es y www.orientacionandujar.es. 

En cuanto a estrategias de estudio, las más utilizadas suelen ser: el subrayado, el resumen y el mapa conceptual. “A la vez, son en las que más errores se pueden encontrar cuando un estudiante las utiliza”, asegura Daniela.

Añade: “Cuando uno ve los apuntes de un estudiante universitario pareciera que está destacando (o subrayando) con brocha toda la pagina, argumentando que ‘todo es importante’. ¡Gran error! Al realizar esta acción se pierde dicha función, ya que nada destaca del resto. Sólo hay que subrayar las palabras claves de la idea en cuestión, estas son el verbo (¿qué ocurre?), el sustantivo (¿a quién o qué?) y el adjetivo de la idea (¿cómo?). Al destacar sólo las ‘palabras clave’ le será mil veces más fácil de recordar la idea principal de lo que estudia”.

Luego de realizar un subrayado, estarás en condiciones de hacer un resumen. “El resumen siempre es posterior al subrayado, ya que de así identificas qué es importante. Debe tener una extensión aproximada de ¼ del texto original y todas las ideas deben estar completamente integradas (de lo general a lo explicativo), de lo contrario sólo será una enumeración de ideas y no un resumen. Por último, se hace el mapa conceptual. De las tres estrategias mencionadas, ésta es la que más errores de utilización tiene. Su única función es mostrar la relación que puede existir entre conceptos. Realizar una especie de mapa de conceptos nos ayude a orientarnos. Un mapa conceptual no incluye definiciones, para eso puedo recomendar la utilización de un glosario que complemente este mapa, pero no son la misma cosa. Por tal motivo, el mapa conceptual no sirve para estudiar cualquier cosa, y ahí se encuentra el error, y es por esto que muchos estudiantes dicen ‘el mapa conceptual no sirve’. No es que no sirva, es que no lo saben utilizar”.

Si necesitas más detalles acerca de cuál es tu mejor estrategia de estudio, puedes acudir a un psicólogo educacional o a un psicopedagogo. Pero, como declara Daniela Puelma, “lo primordial es que tengas presente que no basta el talento para ser grandes profesionales. Es de vital importancia complementar esto con trabajo, constancia y dedicación para lograr convertirnos en profesionales serios y responsables”, y como agrega Isabel Jara, “estar siempre autoevaluándote”.

Estilos

Según www.estilodeaprendizajes.es existen cuatro estilos de aprendizaje: Activo, Reflexivo, Teórico y Pragmático. Así, por ejemplo, adelantamos que si predomina en ti ser: animador, improvisador, descubridor, arriesgado y espontáneo, tu estilo es el Activo; si eres ponderado, concienzudo, receptivo, analítico y exhaustivo, tu estilo es el Reflexivo; si eres metódico, lógico, objetivo, crítico y estructurado, tu estilo es el Teórico, mientras que si en ti prevalece ser experimentador, práctico, directo, eficaz y realista, tu estilo de aprendizaje es el Pragmático. Ahora es tu tarea realizar el test y ver los mejores métodos de estudio según tu personalidad. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo