Chile gasta más en educación que el promedio de los países de la OCDE

Gran parte del gasto, sobre todo en educación superior, no es público, sino privado. Chile es uno de los tres países que más ha aumentado su inversión en educación primaria y secundaria

Por Flor Guzmán

Un 6,1% de su Producto Interno Bruto invierten en promedio los países de la OCDE en educación. Chile, en tanto, gasta aún más: un 6,9%. El país que más invierte en esta área es Dinamarca (7,9%), mientras que Turquía es el que menos dinero desembolsa (4,2%).

Así lo reveló el último informe elaborado por la OCDE “Perspectivas de las políticas educacionales: haciendo que las reformas ocurran”, el cual revela que pese al amplio gasto que se hace en Chile en educación, gran parte de ello corresponde a gasto “compartido”, es decir, a inversión privada combinada con la del Estado. “Chile tiene la mayor proporción de fondos privados entre los países de la OCDE, en su mayoría debido al alto financiamiento privado en la educación terciaria”, remarcó el informe.

El documento remarca sobre todo el alto aporte privado a la educación universitaria. “El financiamiento público a los centros de Educación Superior representa una pequeña proporción del gasto”, concluye el análisis de la situación en Chile que agrega que el financiamiento público representa el 22,1% del gasto versus el 68,4% de la OCDE. Esto, sin contar los gastos públicos indirectos sobre la asistencia financiera a los estudiantes.

El informe concluye además que Chile es uno de los cuatro países que más ha aumentado su aporte para la educación básica y secundaria, tanto en general como por estudiante, siendo superado sólo por Australia e Israel.

La OCDE advierte, sin embargo, que es necesario vigilar cómo se están gastando esos recursos. De hecho, señala que sólo 1 de cada 10 reformas de las 450 que se han implementado desde el 2008 han estado siendo monitoreadas.

“Demasiadas reformas educativas están fallando en medir el éxito o el fracaso en el aula”, comentó Andreas Schleicher, director de Educación y Competencias de la OCDE, en el lanzamiento del informe durante el Foro Mundial de Educación llevado a cabo en Londres. “Si bien es alentador observar que se presta mayor atención a los resultados, en vez de simplemente aumentar el gasto, es fundamental que las reformas cuenten con el tiempo necesario para surtir efecto y para que éste se analice.”

Becas y créditos para la educación superior

El informe de la OCDE remarca que el financiamiento directo en Chile es del 59,6% del total del gasto público en el nivel terciario, mientras que el promedio de la OCDE es de 78.3%. En tanto, el gasto público indirecto toma la forma de becas (15,5%) y préstamos (20,3%) a estudiantes individuales, tasa superior a la de la OCDE que tiene un 11,4% y un 9,8% en becas y préstamos, respectivamente.

“(En Chile) las tasas de matricula y retención de la educación terciaria han aumentado considerablemente en las últimas décadas hasta llegar a la media de la OCDE, y ha  habido un rápido crecimiento en el número de instituciones y programas que se ofrecen. Sin embargo, la expansión ha traído desafíos en las áreas de aseguramiento de la calidad y de la equidad”, concluye el informe.

Cabe mencionar que uno de los proyectos más emblemáticos del Gobierno de Michelle Bachelet en materia educacional es aquel en el que ha prometido avanzar hacia un sistema que asegure gratuidad en la educación universitaria. El Ejecutivo ha prometido presentarlo este año.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo