¿Qué colación debe comer su hijo según su edad?

Por publimetro

Azúcar, sodio y grasas saturadas es lo que probablemente come su hijo cuando usted le entrega dinero para comprarse la colación en el colegio. Pero ni los chocolates ni las golosinas son alimentos adecuados en la colación de un niño, pues el organismo de los pequeños exige ciertos requerimientos en su dieta.

Patricia Torres, nutricionista de Clínica Vespucio, explica cuáles son estos: “Las colaciones de cada niño dependerá de su edad y sexo. En la edad preescolar (prekínder y kínder) generalmente los requerimientos en promedio son de una colación de 1250 calorías para las niñas y 1400 para los niños”.

Para este grupo, una colación recomendada debería tener entre 65 y 70 calorías. Ejemplos de colaciones serían: un yogurt semi o descremado, una leche cajita semi o descremada, una fruta de tamaño regular, un vaso de jugo natural sin agregado de azúcar (150-200ml), frutos secos o semillas (almendra natural, maní natural, pistachos y nueces. Solo un puñado). Fruta deshidratada (manzanas, pasas, peras, ciruelas, higos, duraznos y damascos. Solo un puñado), o un huevo duro.

En la edad escolar, es decir, de los seis a los nueve años, es un poco distinto. “Los deportes, los juegos y el crecimiento del cuerpo aumentan los requerimientos del organismo, llegando a necesitar hasta 1700 kilocalorías por día en el caso de las niñas y 1900 en los niños. En este caso la colación debiese aportar entre  85 y 95 calorías”, indica la especialista.

Los ejemplos de colaciones  para el grupo de los escolares son los mismos, pero en mayor cantidad. Y también se puede agregar a la lista una lámina de pan molde integral con media cucharada de palta, una rodela de quesillo o media rodela de jamón de pavo.

Por último, los niños mayores de nueve años necesitan una colación mucho más contundente: “Ellos llegan a necesitar entre 2000 calorías las niñas, y 2500 los niños. Por ende, las colaciones deben ser aproximadamente de 100 a 125 kcal”, advierte la nutricionista.

Los ejemplos de colaciones continúan repitiéndose, al igual que en los grupos anteriores, pero también se debe aumentar un poco más la cantidad. “Además, se puede agregar un yogur semi o descremado más una fruta, una leche semi o descremada más un pan de molde integral con con palta o jamón de pavo, o un vaso de jugo natural de fruta sin azúcar con almendras o maní”, finaliza Torres.

Es importante destacar que las colaciones corresponden a una pequeña merienda solo en un recreo, y no en todas las salidas del niño, según la nutricionista.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo