Más de 300 colegios optarán por la educación gratuita

Establecimientos con copago se acogieron voluntariamente a la propuesta del ministerio. Y se suman otros seiscientos que cobran menos de $5.500 como mensualidad y que por ley ahora dispondrán de gratuidad

Por Nathaly Lepe
¿Cómo se aplicará el copago?

Hay 6.650 colegios particulares subvencionados en el país, correspondientes al 50% del sistema escolar.

Condiciones
Los establecimientos escolares declarados como sin fines de lucro y que cobren $5.500  pasarán a ser automáticamente gratuitos el próximo año. Aquellos que cobran un copago más alto debían informar su decisión de acogerse a la Ley al Mineduc hasta este lunes.

Mayores recursos
Los cerca de ocho mil establecimientos que tienen programas para alumnos vulnerables y reciben la Subvención Escolar Preferencial (SEP) recibirán un 20% más por esos alumnos. Si están organizados como sociedades sin fines de lucro recibirán un Aporte de Gratuidad.

¿Cuánto?
Según los datos del Mineduc un establecimiento con jornada escolar completa podría recibir por un estudiante de clase media cerca de $87 mil mensuales en 2016. Si el estudiante está en condición de vulnerabilidad, el aporte asciende a $100 mil.

Hoy vence el plazo para que los establecimientos particulares subvencionados se acojan a la Ley de Inclusión, incorporada en la reforma educativa, y que busca poner fin al copago en el sistema financiado con recursos públicos.

De esta forma, el 2016 muchos colegios y liceos del país  pasarán a ser gratuitos, cumpliendo con parte de las promesas de campaña de la Presidenta Michelle Bachelet de avanzar en una educación sin lucro y gratuita en la etapa escolar.

La evaluación que realiza el ministerio sobre la cantidad de establecimientos subvencionados que optarán por esta modalidad es positiva y, según el secretario ejecutivo de la reforma educacional, Andrés Palma, va en la línea de lo que se habían proyectado.

“Estamos cumpliendo la meta que nos habíamos trazado. Hay más de 300 establecimientos que han anunciado su paso a gratuidad y esos son decenas de miles de niños cuya familias este año pagan por su escolaridad y el próximo no lo harán”, comenta.

Con los cambios en la ley, se espera que entre 2016 y 2018, más de 730 mil estudiantes, que hoy pagan parte de una mensualidad, pasen a una educación gratuita, fijándose en dos años más una meta del 93% de  estudiantes en recintos sin copago.

El colegio Santa Isabel de Hungría, de La Cisterna, ya comunicó su decisión al Mineduc. Tiene cerca de 1.200 alumnos de prekínder a cuarto medio, que hasta este año cancelan un copago de $28 mil mensuales.

La subdirectora, Ana María Carrizo, asegura que tras conocer la reforma, no fue difícil adoptar la decisión de eliminar el copago. “Este es un colegio confesional católico y en su espíritu inicial siempre tuvo una orientación hacia los niños más vulnerables”.

Carrizo explica que por la  vulnerabilidad de sus alumnos, la mitad de ellos están exentos de pago, y con la reforma “el restante cincuenta por ciento que pagaba se verá beneficiado con la excepción de este copago”.

La profesional advierte que aún existen algunos reparos a la forma en que estarán obligados a utilizar los recursos que reciban del Estado. “Esperamos que exista una mayor flexibilidad para poder incorporar los gastos normales, como luz, agua o teléfono, porque ahora no pueden ser incorporados y que, en colegios como el nuestro, podrían generar problemas para financiarlos”.

Una situación similar es la del Liceo Frontera de Temuco. Posee  820 alumnos, algunos de ellos en modalidad de internado, que desde el próximo año no tendrán que realizar ningún pago al establecimiento.  La jefa de la UTP, María Isabel Inostroza, valora que esta opción se integre a la ley, porque “el 91% de nuestros alumnos es de vulnerabilidad”.  

Inostroza destaca que la mayoría de las familias no tienen copago y que el beneficio que significa un aumento de recursos les motivó a adoptar la Ley de Inclusión, pues esos dineros “irán en directo beneficio de los estudiantes”.  

“Nadie podrá desviar recursos”

En tanto, Andrés Palma destaca que  están conformes con la recepción de los establecimientos porque “esto significa muchos recursos para los establecimientos que van a poder, por lo tanto, mejorar la calidad de la educación si usan bien los recursos”.

“Es paradójico, porque les estamos diciendo que no paguen y sustituyendo el pago de los padres por pago del Estado. Pero, además, el Estado está poniendo más recursos adicionales, el incremento de la subvención especial referencial y de la creación de la subvención escolar para alumnos preferentes. Los niños  pertenecientes al 80% de familias de menos recursos tendrán en sus establecimientos recursos adicionales por efecto de la ley”, detalla.

Palma destaca que los cambios en la normativa no sólo se traducen en más recursos, sino que van de la mano de mejoras en el proceso educativo: “Nadie va a poder desviar o retirar recursos para otras actividades que no sean la educación”, sostiene.

El funcionario agrega que tampoco se puede soslayar que así como se progresa en eliminar el copago, el Estado avanza en mejorar la educación en los recintos municipales. “Estamos poniendo recursos también a los establecimientos municipales por dos vías, por un fondo de apoyo al fortalecimiento de la educación pública, y que es muy grande: $250 mil millones anuales cada uno de los próximos 4 años. Con eso esperamos resolver temas estructurales de la educación pública, pero además hay programas específicos de, por ejemplo, introducción de la tecnología en las aulas”.

“Hay planes que se desarrollan en paralelo a esto, que beneficia tanto a los particulares subvencionados como a los municipales, pero hoy hay programas dirigidos estrictamente a los colegios municipales”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo