La faceta novelista de la dirigenta de U. privada a quien comparan con Camila Vallejo

Se trata de la arista de escritora que exploró Sascha Hannig antes de convertirse en presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez de Viña del Mar

Por Publimetro

En el marco de las elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez de Viña del Mar (realizada el pasado 9 y 10 de noviembre), Sascha Hannig (“Trasciende UAI”), derrotó a Diego Rodríguez (“Vamos por Más”), luego de obtener 608 votos contra 379, resultado que deja a la alumna de 21 años de la carrera de periodismo a la cabeza de la nueva directiva universitaria de esta casa de estudios.

En este sentido y luego de la victoria, Sascha Hannig dijo que “nuestro rol como federación regional en materia educacional, será potenciar y velar por la regionalización del país. Esto, entendiendo que la reforma hoy le da méritos y beneficios a universidades de Santiago, sacando del debate a las universidades de regiones desde Arica a Punta Arenas”.

“Esperamos darle una voz a aquellas personas de entidades educacionales que tienen estándares de calidad, pero que aún así se han visto afectadas por la reforma educacional, en la que se le da más poder a los que ya lo tienen”, agregó Hannig.

Pero no solo de política vive esta joven dirigente, a quien comparan con Camila Vallejo por su rol de líder y por la belleza de la que es poseedora (ver link relacionado).

Y es que a pesar de su corta edad, la estudiante de periodismo viñamarina. también le apasiona la literatura. De hecho, en octubre pasado publicó su tercera novela llamada, “Secretos perdidos en Allasneda”, que se enmarca el género “steampunk” (aventura retro futurista).

En este texto, la candidata a la presidencia de la Feuai –quien además ha trabajado en los géneros policial y ciencia ficción-, habla sobre un detective con un oscuro pasado, quien acepta la misión de perseguir a Tamara Salomé, una niña científica que escapó de su casa con una misteriosa maleta, cuyo contenido podría costarle la vida, no solo a ella, sino a toda la humanidad.

“Fui escritora desde antes de interesarme por la participación estudiantil. Es una pasión y en la que me proyecto. Siento que me ha dado la base para impulsar a otros a creerse el cuento. Todos somos más que números o un cargo”, sentencia Sascha Hannig.

PUB/JLM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo